Viernes, 8 de Agosto de 2008

Una región en vilo desde la caída del Muro

Osetia del Sur proclamó su conversión en República Autónoma dentro del estado georgiano el 10 de noviembre de 1989. Desde entonces, las tensiones con Georgia han sido constantes

PÚBLICO.ES ·08/08/2008 - 17:50h


Ver mapa más grande

Las actuales tensiones entre la región de Osetia del Sur y Georgia se remontan a 1989, con la caída del Muro de Berlín. Tras 77 años como Región Autónoma dentro de la República Socialista Soviética de Georgia, el Congreso de Diputados Populares de la región proclama su conversión en República Autónoma dentro del estado georgiano el 10 de noviembre de 1989, y, posteriormente, el 20 de septiembre de 1990, la soberanía y la creación de la República de Osetia del Sur. Ninguna de estas decisiones es reconocida por el Parlamento de Georgia, que las considera inconstitucionales.

Por ello, hasta este momento, Osetia del Sur es una república independiente de facto dentro de Georgia, careciendo asimismo del reconocimiento político internacional.

A partir de ahí, las relaciones entre Georgia y Osetia del Sur comienzan a deteriorarse hasta provocar los primeros enfrentamientos armados. A comienzos de enero de 1991, destacamentos de la Guardia Nacional intentan entrar en la ciudad de Tsjinval y se enfrentan a la defensa de las milicias osetas, dando inicio a una guerra que en dos años causó unos 1.800 muertos y el éxodo de 4.000 personas.

Las hostilidades cesarían tras la firma en Dagomis (balneario en la costa rusa del mar Negro) de un acuerdo entre Rusia y Georgia, por el cual a partir del 14 de julio de 1992 se desplegarían fuerzas de paz en la zona. La presencia de estas fuerzas no impidió que el régimen separatista formara unas Fuerzas Armadas equiparables a las de Georgia.

Parte del territorio de lo que fue la región autónoma de Osetia del Sur (entre el 30 y 40%), habitado por georgianos, sigue bajo control de las autoridades de Georgia, y el resto, dirigido por las autoridades independentistas, aboga por la independencia y la unión a la Federación de Rusia.

Nuevas tensiones

El renacer de los actuales conflictos se relacionan directamente con la cumbre de la OTAN del pasado mes de abril efectuada en Bucarest, cuando se da luz verde al ingreso en la Alianza de Georgia y Ucrania. La reacción rusa fue estrechar lazos con las regiones independentistas, Osetia del Sur y Abjasia.

Es entonces cuando las tensiones aumentan, con el supuesto derribo de un avión tripulado sobre Osetia del Sur, denunciado por Georgia y negado por Rusia. Con posterioridad hay otros incidentes aéreos, así como acusaciones cruzadas de provocación.

En los últimos años la zona ha cobrado importancia estratégica en la ruta del transporte energético, rivalizando Rusia y occidente por aumentar su influencia en la zona.

Noticias Relacionadas