Viernes, 8 de Agosto de 2008

Seis muertos en un accidente de tráfico en Toledo

Cinco de los fallecidos eran de la misma familia. La niña que estaba grave ha muerto en el hospital

EFE ·08/08/2008 - 11:38h

Seis personas, cinco de ellas de la misma familia, han muerto tras el choque frontal entre dos vehículos ocurrido esta mañana en el kilómetro 25 de la carretera CM-401, entre las localidades toledanas de Polán y Gálvez, han informado fuentes de la Junta y de la Delegación del Gobierno.

Cinco de los seis fallecidos son de la misma familia: dos hermanas, la madre de ambas y dos hijos de una de las mujeres, que viajaban en el mismo coche, mientras que la sexta víctima es el conductor del otro vehículo implicado, un trabajador de una empresa de Toledo, que viajaba solo.

En un principio, uno de los pequeños, una niña de nueve años, resultó herida muy grave y fue trasladada al hospital Virgen de la Salud de Toledo, aunque finalmente también ha muerto, ha informado el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam).

Los agentes que analizan el accidente de tráfico barajan como una de sus principales hipótesis que el accidente se produjo por un adelantamiento antirreglamentario y por distracción, informaron fuentes de la Dirección General de Tráfico. El accidente se pudo producir, según las pesquisas iniciales, por una conjunción de elementos, ya que uno de los dos vehículos implicados invadió el carril izquierdo de forma antirreglamentaria, pero lo hizo en una recta donde hay bastante visibilidad.Por ello, los agentes barajan también la posibilidad de que el conductor se hubiera distraído al adelantar.

Testigo del accidente

La familia viajaba en un Seat Ibiza de color rojo y el otro vehículo implicado es un Citroen C-4 blanco, perteneciente a la empresa Construcciones y Yesos Puebla de Toledo, cuyo conductor viajaba solo.

El alcalde de Gálvez, Manuel Fernández Lázaro-Carrasco (PP), se dirigía a su pueblo con sus dos hijos y fue prácticamente testigo del accidente. "Fue impresionante", ha dicho Fernández . "Había mucho humo en la carretera y al principio pensé que se trataba de un tractor, pero luego vi lo ocurrido y me quedé impresionado".

El alcalde ha convocado un pleno extraordinario en el que se han declarado dos días de luto oficial.Ha explicado a los periodistas que tenía una buena relación personal con una de las fallecidas, Marimar, quien residía desde hace más de diez años en el pueblo y trabajaba en el tanatorio. Marimar, según el regidor, había ido esta mañana, acompañada de sus dos hijos, a la localidad madrileña de Getafe a buscar a su madre y su hermana, con quienes volvía a Gálvez en el coche cuando ocurrió el accidente, en el que ha muerto ella, su madre, su hermana y sus dos hijos.