Viernes, 8 de Agosto de 2008

Normalizadas las operaciones de Air China tras la amenaza de bomba enviada en un correo electrónico

Un avión de la compañía regresó hoy a Japón por una amenaza de bomba que tenía como supuesto objetivo interferir en la inauguración de los Juegos Olímpicos. Finalmente, sólo causó el retraso en la salida de cuatro vuelos

EFE ·08/08/2008 - 12:35h

Un avión de Air China dio hoy la vuelta en pleno vuelo y regresó a Japón después de que la aerolínea china recibiese una amenaza de bomba poco antes de la inauguración de los Juegos Olímpicos de Pekín. Ninguno de los 70 ocupantes del avión, sin embargo -un Boeing 737 que cubría la ruta Nagoya-Chongquing, vía Shanghai-, resultó herido.

La amenaza de bomba fue enviada en un correo electrónico a la sede japonesa de la principal compañía aérea china y, según el Ministerio japonés de Transporte, tenía como objetivo interferir en la inauguración de los Juegos . Como consecuencia, Air China inspeccionó todos sus aviones en los aeropuertos de Fukuoka y Narita, y posteriormente permitió que operasen, según la agencia de información Kyodo.

En un primer momento se había informado de la suspensión de algunos vuelos, pero finalmente la amenaza sólo causó, además del incidente del Boeing, un retraso en la salida de cuatro de sus aviones desde Japón, según el Ministerio nipón de Transportes. El correo electrónico recibido por la sede japonesa de la primera aerolínea china amenazaba con hacer estallar un avión a menos de que la compañía suspendiese sus vuelos.

El correo electrónico amenazaba con hacer estallar un avión si la compañía no suspendía sus vuelos 

El email, enviado a las 12.50 hora local de hoy (3.50 GMT), señalaba que esta amenaza tenía como objetivo interferir en las Olimpiadas de Pekín, inauguradas hoy .El avión, que se dirigía a la localidad china de Chongqing, vía Shanghai, dio la vuelta en pleno vuelto y regresó a Nagoya sobre las 16.00 hora local (7.00 GMT), apenas una hora después de partir.

La ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Pekín, repleta de jefes de Estado y Gobierno, llega tras siete años de preparativos enturbiados por protestas contra el régimen comunista, llamamientos al boicot y temor al terrorismo.

Noticias Relacionadas