Viernes, 8 de Agosto de 2008

Liberados los rehenes y abatidos a tiros por la policía los asaltantes de un banco de Lisboa

Las dos personas retenidas salieron de la entidad sanas y salvas

EFE ·08/08/2008 - 02:17h

EFE - Dos asaltantes de bancos detienen a dos personas como rehénes en un intento de robo a una sucursal del Banco Espirito Santo, en Lisboa (Portugal).

La policía lusa ha confirmado que los dos asaltantes de un banco en el centro de Lisboa fueron abatidos a tiros, uno resultó muerto y el otro gravemente herido, y los dos rehenes fueron liberados y se encuentran sanos y salvos.

Florbela Carrilho, comisaria de la Policía de Seguridad Pública (PSP), leyó un breve comunicado en el cual informa de que inicialmente fueron seis los rehenes maniatados, después de que el banco fuera asaltado cerca de las tres de la tarde, pero que cuatro de ellos fueron liberados y los asaltantes permanecieron con dos funcionarios del banco hasta el desenlace de la operación.

Una de las personas liberadas fue una mujer, de 52 años, que sufrió un ataque de ansiedad y fue asistida por los servicios de emergencia (INEM).

No se informó acerca de las circunstancias y datos de los otros tres rehenes liberados antes del desenlace de la operación policiaca.

Carrilho dijo que cuando los asaltantes aparecieron en la puerta del banco, amenazando con las pistolas en la cabeza a los dos rehenes, se dio la orden de intervención de "la unidad táctica del Grupo de Operaciones Especiales (GOE)", de las fuerzas lusas de seguridad.

Agregó que hasta último minuto se trató de negociar la liberación de los rehenes sin recurrir a la fuerza, pero los asaltantes estaban cada vez más nerviosos y los funcionarios del banco, entre ellos la gerente, corrían peligro.

Retransmisión en directo 

La comisaria informó de que "más tarde" serán ofrecidas nuevas aclaraciones sobre estos hechos que estremecieron al país, pues fueron transmitidos en vivo por los canales de televisión.

Los rehenes salieron cerca de las 23.00 horas a la puerta con las manos atadas y los asaltantes, dos jóvenes de origen brasileño, apuntando a sus cabezas, y así estuvieron más de 20 minutos hasta que sonaron dos disparos y entonces pudieron salir corriendo y la policía se lanzó al asalto dentro del banco.

La primera en salir a la puerta, con las manos atadas fue la mujer, gerente del banco, que por su aspecto tendría poco más de 30 años y se mantuvo con la pistola en la cabeza durante casi media hora, en un forcejeo constante.

Después apareció al lado el otro asaltante, apuntando en la cabeza del funcionario.

Entonces se produjo una especie de danza macabra transmitida por la televisión, con entradas y salidas del banco por parte de rehenes y asaltantes.