Jueves, 7 de Agosto de 2008

Asaltantes armados toman una sucursal bancaria del Espíritu Santo en Lisboa

Se trata de una mujer de unos 52 años. Los dos hombres armadas retienen aún a otras dos personas.

EFE ·07/08/2008 - 18:39h

Un grupo de asaltantes armados que esta tarde tomaron una céntrica sucursal bancaria del Banco Espíritu Santo (BES) de Lisboa ha liberado a uno de los rehenes, sin que se hayan producido "incidentes" en el interior del local.

Dos hombres armados tomaron como rehenes, desde primeras horas de la tarde, a dos empleados de la sucursal bancaria del Banco Espíritu Santo (BES) de Lisboa, mientras la policía tiene acordonada la zona y mantiene abierta la negociación.

El rehén liberado es una mujer de 52 años que sufrió "una crisis de ansiedad", según una fuente del servicio de emergencia médica (INEM).

No se ha podido precisar si la rehén liberada era funcionaria del banco, o una cliente, aunque se sabe que es una mujer la gerente de esta sucursal del BES.

Florbela Carrilho, comisaria de la Policía de Seguridad Pública (PSP), confirmó que prosiguen las negociaciones con los asaltantes, pero dijo que "por razones de seguridad" no podía revelar el número de asaltantes o de rehenes. Según la fuente policial, el proceso de negociación puede ser "largo y complicado". Entretanto, llegaron al lugar del asalto dispositivos de la Dirección Central de Combate a los Bandidos (DCCB) de la Policía Judicial.

La DCCB está encargada de la investigación de diversos delitos, entre los cuales, el secuestro o toma de rehenes y cuenta con personal con preparación específica para las negociaciones.

Zona acordonada 

Toda la zona cercana a la Rua Marques da Fronteira y Campolide, donde está la sucursal, permanece acordonada por las fuerzas del Grupo de Operaciones Especiales (GOE) que se han posicionado también en algunos tejados de los edificios cercanos.

Según una limpiadora de la sucursal puede haber dos personas más 

Un reportero de la emisora de radio "TSF" entrevistó a la empleada de limpieza del banco, la que confirmó que por lo menos dos funcionarios se encuentran entre los rehenes. Fuerzas de la policía han retirado todos los vehículos estacionados en la zona y también permanecen cerrados los establecimientos cercan

El tráfico ha sido cortado y en los alrededores de la sucursal se puede ver a miembros de la Policía de Seguridad Pública (PSP) con chalecos anti-balas.  También han sido movilizados varios vehículos de asistencia médica de emergencia y numeroso personal de sanidad equipados asimismo con chalecos anti balas, según confirmaron medios locales.