Jueves, 7 de Agosto de 2008

La mala pata de Beatriz

Su caballo está lesionado

M. ALBA ·07/08/2008 - 10:38h

EFE - Ferrer Salat, en una prueba de doma.

Durante la cuarentena, Beatriz Ferrer Salat mimaba a Fabergé para alejar sus miedos. "El caballo que no vendería ni aunque me dieran un millón de euros", como ella misma asegura.

Temores a cambios súbitos de movimientos entre el público o un color chillón (especialmente el verde) de la indumentaria de los jueces que han distraído a Fabergé en anteriores concursos, que han privado a la amazona española de diferentes éxitos en pruebas de la Copa del Mundo.

El otro gran temor, el de la aclimatación, parecía superado después de más de una semana en las cuadras full equipe (aire acondicionado, el mejor pienso del mundo, paja cinco estrellas para el descanso...) del hipódromo de Hong Kong. Sin embargo, desde ayer, los miedos a un fallo en el ejercicio perdieron sentido.

Durante el último entrenamiento, Fabergé sufrió un percance en una de sus extremidades que, después de la primera revisión realizada por el veterinario, pone en duda su participación en los Juegos Olímpicos.
"Si tuviéramos que competir mañana, no podríamos contar con el concurso de Beatriz", aseguraba ayer Bobby de Bobadilla, jefa de equipo de hípica en Hong Kong. Al estar tan cerca de una competición, no podemos medicarle", prosigue Bobby. "Únicamente podemos aplicarle vendas calientes en la zona dañada".

Aún dispone de tiempo

El calendario confiere un ligero respiro a Ferrer Salat y Fabergé. Hasta el próximo día 10, fecha de la última revisión médica, el equipo español puede alargar la decisión sobre su concurso. "Aunque, a día de hoy, la situación del caballo no nos hace ser muy optimistas", asegura Bobby.

El concurso de doma arranca el día 13 con la prueba de equipos y la clasificatoria individual. Un día después, el concurso por equipos repartirá sus tres medallas, mientras que la clasificatoria individual terminará por perfilar las veinticinco mejores montas que lucharán por el triunfo el día 19 de agosto. Si, finalmente, Fabergé no pudiera competir en Pekín, Beatriz Ferrer Salat no podría participar con un caballo de reserva, ya que únicamente ha clasificado a Fabergé para la cita olímpica.