Jueves, 7 de Agosto de 2008

¿Se curará el sida en 2031?

El director del Instituto Nacional de la Salud de Enfermedades Infecciosas de EEUU, Anthony Fauci, afirma que algunos casos de VIH se podrán curar en menos de 25 años

AINHOA IRIBERRI ·07/08/2008 - 07:08h

Las palabras ‘sida' y ‘curación' no suelen escribirse juntas. La cautela impera al hablar de un virus, el VIH, que ha engañado a todas las estrategias desarrolladas para acabar con él.

Sin embargo, el microorganismo no ha podido resistirse a la acción de las potentes terapias antirretrovirales de alta eficacia (TARGA) que han conseguido mantenerlo a raya en millones de infectados en todo el mundo, que conviven con la infección sin desarrollar las infecciones oportunistas que implican el diagnóstico de sida.

En la XVII Conferencia Internacional sobre Sida, que se está celebrando en Ciudad de México, el director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas (NIAID) de EEUU, Anthony Fauci, se ha atrevido a hablar de una posible curación para el VIH y le ha puesto incluso fecha: el año 2031.

No es la primera vez que Fauci lanza esta hipótesis pero, en esta ocasión, ha delimitado bastante su formulación. En primer lugar, el experto ha dejado claro que la posible cura no será sencilla.

Las personas que se curen de la infección por VIH, es decir, que sean capaces de seguir viviendo tras infectarse sin requerir de ningún tratamiento, tendrá que someterse a "agresivos regímenes antirretrovirales".

La curación tampoco será completa ya que, en muchos casos, se logrará lo que el científico ha denominado "curación funcional". No se necesitan terapias pero el virus sigue ahí. En segundo lugar, Fauci ha subrayado que esta hipotética vacuna sólo valdría para algunas personas.

Diagnóstico precoz y genética 

¿Para quiénes? Aún es un misterio, aunque prevé que habrá dos elementos clave: el primero, la precocidad en el diagnóstico y tratamiento y, el segundo, el perfil genético de los individuos.

Fauci expuso esta teoría -que no deja de ser una predicción- en la sesión especial ‘Mirando al Futuro -la Epidemia en 2031 y las Nuevas Direcciones en la Investigación del Sida'. Para lanzarla, se basó en varios estudios, como uno en el que se consiguió reducir el reservorio del VIH a niveles muy bajos.

Precisamente la capacidad de formar un reservorio, junto con su habilidad para esconderse, son las dos características que hacen del VIH un virus distintos a casi todos los conocidos.

Antes de afirmar algo tan relevante -y tan dudoso en estos momentos- como que se logrará curar el sida, Fauci explicó que la tesis era en realidad una necesidad. Las razones: la terapia antirretroviral de alta eficacia (TARGA) es un tratamiento para toda la vida y por cada persona que lo recibe se producen 2,5 nuevos infectados en el mundo.

Hablar de una sosteniblidad de esta medicación a la gran escala a la que se necesita "es irreal". Fauci recordó intentos anteriores de acabar con el virus, como el gran fracaso de discontinuar los tratamientos.

Él mismo, según anunció el pasado mes de mayo, está dirigiendo un ensayo clínico, con tal sólo siete pacientes, para demostrar la teoría de que un régimen de tres fármacos antirretrovirales administrados durante siete años y medio podrían acabar con el virus o, al menos conseguir la cura funcional que persigue.

En la misma conferencia, el director del NIAID también expresó su fe en la consecución de una vacuna. En este sentido, predijo que en 2031 "habrá una protección para algunos y se retrasará la progresión de la enfermedad en otros muchos".

El perfil genético, de nuevo, será clave en el éxito de la hipotética vacuna. "Todo esto sólo se puede lograr a través de la investigación biomédica", concluyó Fauci.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad