Miércoles, 6 de Agosto de 2008

En la villa y tan pancho

Tras el estrés por alcanzar el número uno, Nadal se toma dos días de vacaciones activas en Pekín

MIGUEL ALBA ·06/08/2008 - 09:04h

REUTERS - Rafa Nadal hace malabarismos con una pelota.

Sus piratas se han quedado en algún punto entre Cincinnati y Pekín. "Me han perdido las dos maletas", aseguraba ayer Nadal. Su explicación fue más allá que una queja. Sonó más bien a una autodefensa por su nuevo look. "Ya veis, Nike China". El bañador naranja con rayas marrones y la camiseta blanca con mangas creaba una estética extraña en Rafa. "Por la villa olímpica visto con la ropa oficial del equipo español". "¿Entonces los pijamas?", se le pregunta. "No hacen falta. Aquí hace mucho calor", sonríe.

Ayer Rafa era más un ciudadano de la villa que un tenista con ganas de competir. Mientras Federer -que se aloja en un lujoso hotel de cinco estrellas y mantiene a raya a las cámaras- aceleraba la adaptación de su derecha en la pista central del Olympic Green Tennis, Rafa alternaba los piques de raquetazos con Robredo con un partido de fútbol-tenis con su pareja en el doble olímpico.

"Tienes un 4% de opciones de ganarme", le gritaba Rafa a Robredo, quien se llevó el partido. Rafa está aún en esa fase de despresurización del estrés generado las dos últimas semanas en su búsqueda del número uno. "Ahora mismo, lo que necesito son un par de días de descanso y recuperarme, más que prepararme físicamente. Ya le daré un arreón final para ponerme a tope", explicaba.

Federer se aloja en un hotel de lujo y rehúye a los fotógrafos 

Su descanso activo alterna duelos de voleas con Robredo -"hoy no estoy para realizar muchos mates"- con la búsqueda de golpes imposibles. Sin su tío Toni, que no le acompaña en estas primeras jornadas en Pekín, Rafa y Robredo husmean en todas las instalaciones de la villa para buscar nuevos escenarios de retos con Ferrer y Almagro, que aterrizan hoy. "Hemos estado jugando al futbolín y es divertido. Especialmente, porque hay aire acondicionado", admite Nadal.

La foto más buscada

Su foto es la más buscada en Pekín. Su aterrizaje en la capital china recordó a esa llegada que tenían los Beatles en los aeropuertos de medio mundo en los sesenta y setenta. La masa arrinconó al tenista que ha acabado con Federer. "Viví un recibimiento que no se lo merece el número uno. Fue un poco más duro que lo habitual porque la policía estaba de mostrador", asegura.

En la villa, Nadal es el ídolo del equipo español. "Ayer -por el lunes- fue un día de bastantes fotos con el resto de deportistas españoles. Eso siempre es muy bonito", explica, mientras prioriza su currículum. "El número uno es importante, pero considero que lo es más Wimbledon. Para mí, los grand slam siempre están por encima. Los Juegos están al nivel de la Davis o la Copa Masters. Aquí soy un candidato más, no más que los demás", explica, mientras se echa una última mirada al bañador.