Lunes, 4 de Agosto de 2008

Italia despliega 3.000 soldados en las calles contra la delincuencia

Cientos de militares patrullan por Roma, Milán, Turín y Palermo como parte del plan de "seguridad" auspiciado por el Gobierno de Berlusconi, que responsabiliza a la inmigración ilegal de gran parte de la delincuencia del país

REUTERS ·04/08/2008 - 15:25h

 

Cientos de soldados patrullan desde el lunes las calles de Italia para ayudar a la policía a combatir el delito, un uso poco ortodoxo de las fuerzas armadas criticado por quienes consideran que es un gesto meramente simbólico.

El despliegue, que pronto ascenderá a 3.000 efectivos, ha sido hasta ahora la iniciativa más visible en la campaña en favor de la ley y el orden defendida por el primer ministro, Silvio Berlusconi, elegido en abril con la promesa de hacer el país más seguro.

Miembros de las fuerzas armadas fueron enviados a ciudades como Roma, Milán, Turín y Palermo con tareas como patrullar las calles junto con la policía y ayudar a proteger lugares "delicados", que van desde la catedral de Milán a embajadas y consulados. También vigilarán los centros de detención de inmigrantes ilegales, a los que el Gobierno responsabiliza de buena parte de los delitos .

"Estoy contenta. Espero que esto resuelva algunas cosas y elimine parte de los delitos", dijo Vittoria Rosati, residente romana, mientras soldados vestidos de camuflaje custodiaban una cercana estación de metro. Los visitantes de la ciudad eterna no los verán a las puertas de monumentos como el Coliseo o el Panteón, después de que el alcalde de Roma se quejara de que los soldados armados podrían asustar a los turistas.

"No estamos en Beirut" 

Algunos críticos dijeron que el despliegue de 3.000 soldados haría poco, por no decir nada, para reducir la delincuencia, mientras que otros se opusieron al uso del Ejército para propósitos policiales. Achille Serra, ex prefecto de Roma con un largo periplo de aplicación de la ley, consideró el despliegue "inútil e ineficaz".

"Les recuerdo que no estamos en Beirut. Y me pregunto qué hará un soldado para hacer frente a un robo en una casa o un atraco", dijo el ahora senador de centroizquierda en una entrevista en un periódico.

El Ejército italiano está desplegado en el extranjero, en lugares como Beirut y Afganistán, pero las fuerzas armadas han participado en asuntos de seguridad nacional en el pasado, incluidos episodios de violencia en Sicilia tras el asesinato de los magistrados antiMafia Paolo Borsellino y Giovanni Falcone.

"En 1992, sólo en Sicilia, había 20.000 hombres. Hoy en toda Italia son 3.000", dijo el ex jefe del Ejército, el general Mario Buscemi. "Está claro que esta vez su apoyo a las fuerzas policiales será menor, básicamente simbólico", dijo al diario La Repubblica.

Dentro de su iniciativa contra el delito, el Gobierno Berlusconi impulsó el mes pasado una legislación aprobada en el Parlamento contra la inmigración ilegal. También declaró el estado de emergencia que da a la policía y las autoridades locales poderes para afrontar problemas relacionados con la inmigración. Estas medidas han generado críticas del Vaticano, de grupos de derechos humanos y de organismos europeos por el miedo de que fomenten la xenofobia.

Noticias Relacionadas