Lunes, 4 de Agosto de 2008

Fallece el premio Nobel de Literatura Alexander Solzhenitsin

Fue uno de los mayores críticos del estalinismo, cuyo sistema de campos de concentración denunció en su Archipiélago Gulag

EFE ·04/08/2008 - 00:00h

 

El disidente ruso y premio Nobel de Literatura, Alexandr Solzhenitsin, ha fallecido esta noche a los 89 años, fue uno de los mayores críticos del estalinismo, cuyo sistema de campos de concentración denunció en su Archipiélago Gulag. El deceso del escritor se produjo a las 23.45 horas, hora de Moscú, del domingo a consecuencia de una insuficiencia cardiaca.

Autor de Un día en la vida de Ivan Denísovich, El primer círculo, Pabellón de cancerosos, entre obras, Solzhenitsin fue uno de los mas conocidos disidentes soviético y vivió 20 años en el exilio.

Nació el 11 de diciembre de 1918 en Kislovodsk, ciudad en el Cáucaso Norte, en el seno de una familia de intelectuales cosacos. Se crió en la zona del Don, en Rostov, y estudió Matemáticas y Física en la Universidad de esa ciudad, donde obtuvo la licenciatura en 1941, el mismo año en que la Alemania nazi atacó a la Unión Soviética.

Solzhenitsin se incorporó al Ejército y combatió como oficial de artillería en el frente de Leningrado. Sus acciones en la guerra le valieron dos medallas, que no fueron obstáculo para que en 1945 fuera condenado a ocho años en un campo de trabajo por criticar al dictador soviético Iósif Stalin en una carta dirigida a un amigo.

Trabajos forzados y destierro 

En marzo de 1953 fue puesto en libertad, aunque todavía siguió varios años desterrado en Siberia. Allí empezó a escribir y en ese periodo fue curado de un cáncer, experiencia que dejó plasmada en Pabellón de Cancerosos (1965).

Durante el deshielo de Nikita Jruschov, en 1957, logró una plaza de profesor de Matemáticas en la ciudad de Riazán.

En 1962 terminó su segunda novela. Un día en la vida de Ivan Denisovich, que narra la historia de un preso en un campo de trabajo y, en gran medida autobiográfica. La obra llegó a manos del mismo Jruschov, quien quiso utilizarla como arma en su lucha personal por el poder y autorizó su publicación.

Tras la caída en desgracia de Jruschov la novela fue retirada de librerías y bibliotecas. En 1967 Solzhenitsin escribió envió una carta a la Unión de Escritores, en la que denunciaba la censura ejercida contra él y acusaba al organismo de indiferencia ante la supresión de la libertad de expresión.

Traidor a la patria 

La respuesta de la Unión de Escritores de la Unión Soviética no se hizo esperar: lo expulsó de sus filas. En 1974, durante el régimen de Leonid Brézhnev, Solzhenitsin fue privado de la ciudadanía soviética y expulsado de la URSS bajo la acusación de "traición a patria" por su libro Archipiélago Gulag.

Recuperaría la ciudadanía soviética en 1990, durante la perestroika de Mijaíl Gorbachov, pero su regreso a Rusia se produciría sólo cuatro años más tarde, cuando la Unión Soviética ya no existía.

"En Rusia no hay democracia", dijo el escritor, un gran crítico del desaparecido presidente ruso Borís Yeltsin, nada más llegar a Moscú, desatando una fuerte polémica. Su regreso a Rusia comenzó en Vladivostok, puerto ruso en el océano Pacífico, y desde allí inicio un recorrido en tren de 55 días que le llevó a la capital rusa.

Pese a que Yeltsin le había elogiado y expresado su intención de recibirlo en el Kremlin, Solzhenitsin se refirió con sorna al sistema político diseñado por el presidente ruso al comentar que "los juegos de los partidos políticos no son democracia" y que "el pueblo no es material para campañas electorales".

En su obra Rusia colapsada (1998), Solzhenitsin criticó los excesos oligárquicos de la nueva democracia rusa. Al Premio Nobel de Literatura le sobreviven su esposa, Natalia Svetlova, y sus hijos: Ignat, Yermoléi y Stepán.