Domingo, 3 de Agosto de 2008

El Moma busca casa

Una exposición del museo neoyorquino plantea el debate sobre la producción en masa de inmuebles. La muestra incluye ‘microviviendas’ de siete metros cuadrados

ISABEL PIQUER ·03/08/2008 - 12:32h

Una de las casas microcompactas expuestas en las cercanías del museo.

En Nueva York se ven todo tipo de edificios, ninguno, sin embargo, suele entrar en la categoría de "prefabricado". Así que la aparición en pocos días de un mini suburbio de casas contemporáneas en un terreno desocupado cerca del MoMA, en pleno centro de Manhattan, causó cierto estupor.

Esa es exactamente la intención de la exposición Home delivery: fabricating the modern dwelling (Entrega a domicilio: inventando la casa moderna), que el museo neoyorquino inauguró hace unos días y que podrá verse hasta el 20 de octubre: abrir el debate sobre la producción en masa de viviendas, la fabricación digital, la adecuación al medio ambiente, la creación artística y su papel en la vanguardia de la habitabilidad además de, con las hipotecas por las nubes, la búsqueda de un sitio bueno, bonito y barato para vivir.

La muestra no se ciñe sólo a los cinco diseños que han invadido el espacio de Manhattan. Un total 80 proyectos hablan de la viabilidad y en algunos casos la belleza de la casa prefabricada. La exposición traza un recorrido cronológico por los inicios de la prefabricación, una técnica que aseguró el alojamiento de miles de estadounidenses, sobre todo en los tiempos de inmigración masiva, cuando llegaban al corazón del país y no había infraestructuras para acogerles.

También avanza por la vanguardia de las décadas de 1920 y 1930, cuyas preguntas siguen siendo válidas en el diálogo arquitectónico actual. Pasa por la década gloriosa de las casas prefabricadas, tras la segunda guerra mundial, gracias a la prosperidad económica y el auge de la natalidad; y explica cómo, a partir de la década de 1960, la aparición de nuevos materiales y, más tarde, la omnipresencia del diseño por ordenador, han ampliado las fronteras creativas.

Entre los planos, fotos y maquetas, figuran los diseños de los arquitectos cubanos Hugo D'Acosta y Mercedes Álvarez realizados en la década de 1960 o los actuales del guatemalteco Teddy Cruz, junto a proyectos precursores, como los de Jean Prouvé o Le Corbusier.

Las cinco casas exhibidas en el exterior del MoMA se eligieron entre 21 proyectos de 400 arquitectos internacionales. Incluyen las casas transparentes, hechas con celofán y material reciclable del estudio de arquitectos Kieran Timberlake, y las microcasas compactas concebidas en 2001 por Richard Horden, Lydia Haack y John Höpfner, que con sus poco más de siete metros cuadrados se alquilan cerca de Múnich por 150 euros al mes.

Estas microviviendas, ya a la venta en Europa, han sido concebidas por los arquitectos como habitáculos para "deportistas, estudiantes o como casa de vacaciones en miniatura" y van equipadas con los más modernos servicios patrocinados por Telefónica Alemania (Grupo Telefónica España), Fujitsu y Siemens.

En la misma línea de cubículos, están presentes los contenedores de los austriacos Oskar Leo Kauffman y Albert Rüf, que cuestan unos 80.000 euros cada uno. En los jardines del MoMa también se han instalado las casas prefabricadas del australiano Jeremy Edmiston y del neoyorquino Douglas Gauthier, Burst 008, diseñada enteramente por ordenador.
La tragedia del Katrina ha vuelto a poner de actualidad la necesidad de construir alojamientos rápidos, funcionales y baratos.

El proyecto del actor Brad Pitt en Nueva Orleans, Make it right, en el barrio más afectado y todavía devastado por el paso del huracán -ha encargado a 13 arquitectos a fabricar 150 casas ecológicas-, muestra la importancia del debate abierto por el MoMA.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad