Domingo, 3 de Agosto de 2008

Duelo de bandas en la madrugada

El barrio madrileño de Malasaña acoge una 'Battle of Bands' a la española

MARTA JURADO / ERIK LÓPEZ ·03/08/2008 - 12:06h

G. DEL RIO - El grupo The Donkey Riders durante su actuación.

Los locales de rock están plagados de tópicos: la oscuridad, la copas, el humo; los directos de bandas noveles por cuatro duros y un público con ganas de escuchar música en vivo, a ser posible, de grupos noveles, para estar a la última. Todo esto es frecuente en el barrio de Malasaña, una zona de marcha madrileña con cierta tradición de locales en directo. Pero varios grupos se han subido este fin de semana a un escenario de una forma inusual: andan metidos de lleno en una Batalla de Bandas.

Lejos de la agresividad del término y de las connotaciones que pueda tener un evento con tal nombre, en realidad estamos ante algo parecido a un concurso musical en el que varios grupos se enfrentan por conseguir un premio en metálico o un patrocinio.

Se trata de un fenómeno, nacido en la década de 1980 en EEUU, que busca sobre todo sacar del anonimato a músicos aspirantes a destacar en el rock. Tradicionalmente vinculados a los piques ente MC de rap, la dinámica que se sigue para grupos de rock interesados es siempre la misma: las bandas envían sus maquetas a las salas que convocan y después, una vez seleccionados, se someten a la votación de los expertos o en ocasiones del propio público.

Canciones propias y en directo

De vuelta a la zona de Malasaña, el bar El Hombre Moderno fue el encargado de organizar estos días una Battle of the bands a la española en toda regla. Víctor Rivera, el dueño del bar, vivió este cultura durante una estancia en EEUU y quiso traerse la idea a Madrid, para experimentar con ella. "No digo que sea pionero, pero yo no lo he visto en ningún otro sitio en España...", deja caer Rivera.

n esta Batalla participan 10 grupos, prácticamente desconocidos, con nombres como The Crazy Mandingos, Donkey Riders o Juan Thomas. Los 10 se han enfrentado ente ellos a lo largo de tres días consecutivos compitiendo por conseguir un premio de 1.000 euros.

Predominio del rock

La mayoría de las propuestas que se ha podido escuchar durante esta ocasión son cercanas al rock, un género que acerca la propuesta a un público heterogéneo, que sale de copas con ganas de divertirse y que vive el concurso como un plus en su noche. Pero Malasaña sigue acogiendo a sus antiguos adeptos, a jóvenes que buscan otra manera de entender la música, e incluso a algunos fans que han descubierto a sus ídolos a través de MySpace, donde casi todos ellos cuentan con página propia, como mandan los nuevos tiempos.

recisamente un grupo de amigos comentaba a la salida del local, tras la dura contienda: "Nosotros vinimos porque nos gustaron los argentinos Allie and Splendids en su actuación en el Moby Dick, vimos la convocatoria en su MySpace y nos apuntamos".

Ellos son ejemplo de un tipo de público que acude a conciertos de rock de grupos anónimos en salas como Gruta 77, que sirvió de sede en 2006 y 2007 a un Global Battle of the bands. Allie, uno de los participantes en el certamen, cree que "lo bueno es que la gente venga a conocer música nueva", mientras a otro de los concursantes, Gigí Trío, le sale la vena patriótica: "¡Malasaña, capital de España!". Hay batallas en las que nadie pierde.

"Es sólo una manera de darse a conocer"

El grupo murciano de indie Second se coló en este concurso porque su sello mandó a escondidas su maqueta al certamen internacional, convirtiéndose de pronto en los primeros ganadores de The Global Battle of the Bands (GBOB) en 2004.

Mezclan temas en inglés y en castellano y por eso se ha hecho un hueco en el panorama underground británico. En España se les podrá ver próximamente en el Metro-rock de Madrid.

El GBOB es una batalla internacional de bandas que brindó a Second la oportunidad de hacer una gira mundial. El bajista del grupo confiesa: "He oído por ahí que somos un grupo de concursos, pero es sólo una manera de darse a conocer. Nuestro caché subió, se transformó nuestra carrera y nos ha permitido que vayamos ya a por nuestro tercer disco, Invisible".