Viernes, 1 de Agosto de 2008

"Esta es una comedia con entraña"

Joaquín Oristrell ultima el rodaje de ‘Mediterranean Food’ con Paco León

LIDIA PENELLO ·01/08/2008 - 23:44h

Paco León y Olivia Molina, en un descanso del rodaje. Manu Fernández

Amor, sexo y cocina son temas recurrentes en las producciones de Joaquín Oristrell. En Mediterranean Food, película que está terminando de rodar, retoma estos ingredientes para ensalzarlos: “Me interesaba mostrar que España, un país de potajes, lentejas y escudella, se ha convertido en un país puntero en cuanto a gastronomía. La cocina es una pata de la película, la otra, el triángulo amoroso que la convierte en comedia”, dice durante un descanso del rodaje.

Cuando la mayoría de los amigos de Oristrell se hicieron forofos del tofu, la tempura y el sushi, el cineasta decidió rendir un homenaje a la dieta mediterránea y al estilo de vida que conlleva. La película habla, de una manera sensual, de nacer, crecer, amar, entender las relaciones sexuales, trabajar y morir. Y todo eso lo engarzan tres personajes: Sofía (Olivia Molina), la cocinera capaz de ofrecer recetas muy especiales; Toni (Paco León), el hombre que la ama por encima de todo; y Frank (Alfonso Bassave), el tipo solitario y escurridizo que huele el talento.

La barbería de Sofía

El rodaje de la película pivota entre ocho localidades catalanas. En un chalet de Sitges se ruedan parte de los interiores de la película. A pesar de que las sesiones son largas, empiezan a las ocho de la mañana y no saben cuándo acabarán. El ambiente es relajado, los estilistas se echan unas risas mientras se prepara el próximo plano. La acción arranca en 1968, con el nacimiento prematuro de Sofía en una barbería. Durante 15 años crece entre los fogones y las mesas de la casa de comidas de sus padres. Mujer trabajadora, ambiciosa e imprevisible se enamora de dos hombres: con Toni, el yerno que toda madre querría tener, se casa y tiene tres hijos; con Frank, el representante que todo artista querría tener, descubre el secreto de la alta cocina. Con los dos llega a un acuerdo profesional y amoroso revolucionario.

“Seguir el ritmo de la acción es un reto, empezamos con 20 años y en mi caso termino la peli con 47. Es un viaje total, rodamos cronológicamente y envejecemos a medida que avanza la trama”, cuenta Paco León, vestido de traje.

“Preparados, silencio, acción”, apunta Oristrell, sin elevar el tono. No grita ni muestra sus nervios. Parece un director de vacaciones, que juega a las películas para pasar la mañana. A ratos se sienta en una silla de plástico de IKEA o en el césped, para ver de cerca a los actores. “Cuando pongo cara de siete, todos interpretan que estoy quemado. No me gustan las broncas, las evito desmenuzando las escenas y dando instrucciones”, comenta. Según sus propias palabras, “Mediterranean Food será una comedia con entraña”. El rodaje terminará el 8 de agosto y el estreno será a principios de 2009. Oristrell se pregunta: “¿Existe algún hombre que de verdad tenga la sensibilidad de entender a fondo a una mujer?”. Puede que en su película haya alguna respuesta.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad