Viernes, 1 de Agosto de 2008

Llegan a Catalunya más papeles de Salamanca

El ayuntamiento salmantino califica de "clandestina y vergonzosa" la salida de las cajas

·01/08/2008 - 21:57h

Con 608 días de retraso respecto a la fecha prevista, ayer llegaron a Catalunya las siete cajas de documentos de la Generalitat republicana que aún estaban pendientes de salir del Archivo General de la Guerra Civil de Salamanca. Los legajos formaban parte de la primera remesa de documentos que fue devuelta en diciembre de 2006, pero a última hora quedaron pendientes de verificar su propiedad.

Los documentos contienen información del Juzgado de Igualada, del de Vilafranca y del Servicio de Prisiones. Una vez comprobado que la Generalitat tenía transferidas las competencias de Justicia desde octubre de 1933, se dio luz verde al traslado.

De esta manera se completa la primera fase del retorno de los papeles que fueron incautados por las tropas franquistas, que incluye sólo los que eran propiedad de la Generalitat. La segunda fase corresponderá a los partidos políticos y los últimos en volver serán los de los particulares en cumplimiento de la Ley de Retorno de 2005.

Sin permiso municipal

El Ayuntamiento de Salamanca anunció ayer que abrirá un expediente sancionador al Ministerio de Cultura por sacar documentos sin el permiso pertinente de carga y descarga. Y, además, denunciará ante la UNESCO que la nueva salida de legajos se ha hecho "sin medidas de seguridad, en un coche particular".

La nueva postura la adopta el Consistorio tras conocerse que el jueves, sobre las 16 horas, un coche ministerial aparcó a las puertas del Archivo y se llevó las siete cajas que faltaban para entregárselas a Catalunya.
El portavoz municipal salmantino, Fernando Rodríguez, del Partido Popular, aseguró que se había incumplido la legislación, ya que el traslado se hizo "sin aviso al Ayuntamiento, sin pedir autorización para la carga y descarga y sin comunicárselo a la Junta de Castilla y León". Sin embargo, no anunció ninguna querella.

En una zona peatonal


El Archivo de la Guerra Civil española se encuentra en una zona peatonal de Salamanca, junto a las catedrales, en la calle El Expolio, que antes se llamaba Gibraltar pero que el alcalde Julián Lanzarote la cambió con este significativo nombre cuando se procedió al traslado a Catalunya de los primeros documentos.

El portavoz municipal, Fernando Rodríguez, afirmó que la nueva salida de documentos ha sido "vergonzosa y clandestina, en una actuación que deshonraría a cualquier Gobierno decente".

Desde el ayuntamiento se insistió en que los legajos que salieron el jueves "nunca pertenecieron a la Generalitat", aunque así lo certificó la comisión mixta Estado-Generalitat de expertos el 11 de julio, y anunció un recurso.

Críticas de las Comisión de la Dignidad


La Comisión de la Dignidad, la entidad que ha encabezado la movilización popular a favor del retorno de los papeles, lamentó ayer que con el retraso de dos años y ocho meses en la devolución de las siete cajas el Gobierno "ha incumplido la ley" y lo calificó de "nueva humillación para el pueblo catalán". La Comisión cargó en un comunicado contra la política del Gobierno español porque "no ha querido crear un clima para superar el franquismo" y además "ha perdido una magnífica oportunidad para restituir y honrar, como hubiera sido necesario, a las víctimas del franquismo, dejándose arrastrar por el miedo a la reacción de la derecha nostálgica y el interés electoral". Para la comisión, "un paso que debería haber sido un acto franco y alegre ante el mundo se ha hecho con sordina y nocturnidad". Por ello insta al ejecutivo a actuar con eficacia y rapidez "ante el retorno de los dos millones de documentos que faltan".