Viernes, 1 de Agosto de 2008

China afloja la mordaza

El régimen cede ante las presiones y levanta la censura sobre algunas páginas web antes de los JJOO

ANDREA RODÉS ·01/08/2008 - 21:17h

REUTERS - Las autoridades chinas mantienen un férreo control sobre los medios.

El régimen chino ha cedido ante las presiones por parte de los medios extranjeros y el Comité Olímpico Internacional (COI) y ahora permite el acceso a determinados portales de Internet que están normalmente vetados por la censura. Pero no a todos.

La popular página web de relaciones sociales Facebook, por ejemplo, no podía abrirse el miércoles desde el Centro de Prensa Olímpico de Pekín, donde ya han empezado a instalarse algunos de los más de 20.000 periodistas extranjeros que cubrirán los Juegos Olímpicos.

Pero tras dos días de quejas por parte de los periodistas, de escuchar las excusas sin fundamento del comité organizador chino (BOCOG), y de la presión del COI, ayer finalmente se levantó el bloqueo sobre la mayoría de las webs que permanecen censuradas en China por su contenido sensible, relacionado con temas políticos, religiosos o de derechos humanos.

Bloqueo de páginas incómodas 

Por su potencial para crear opinión pública en la Red, Facebook es una de las víctimas habituales de la ciberpolicía china, que se encarga de bloquear las páginas incómodas para el régimen comunista y filtra la información consultada por los cibernautas. 

Esta censura, sin embargo, tendría que desaparecer durante los JJOO para no entorpecer el trabajo de la prensa internacional. Ayer por la noche se podía acceder sin problemas a portales de organizaciones como Human Rights Watch, Amnistía Internacional o de Reporteros sin Fronteras. "El asunto se ha solucionado", dijo la vicepresidenta del COI, Gunilla Lindberg, a la agencia Reuters.

Sin embargo, las páginas relacionadas con la minoría étnica musulmana uigur, la situación en el Tibet o la secta religiosa Falun Gong, perseguida en China, seguían sin poder abrirse y no parece probable que el BOCOG haga concesiones con ellas, tratándose de "asuntos internos" del país.

Ayer tampoco era posible consultar la web China Digital Times, publicada desde la Universidad de Stanford, en California, ni muchas webs personales y blogs de disidentes políticos chinos. Falta por comprobar si la relajación del control de la Red en Pekín se extenderá a otras provincias. La censura de Internet afecta a más de 250 millones de cibernautas chinos.

"El bloqueo y desbloqueo arbitrario de algunas páginas no satisface el deber de cumplir con los estándares internacionales de libertad de información y expresión", denunció ayer Amnistía Internacional en Asia.

Los compromisos adquiridos por el BOCOG con el COI afectan solo a los derechos y libertades de la prensa extranjera, y no a los de la prensa china.

"Respeto mutuo"

El presidente chino, Hu Jintao, en una inusual entrevista con un grupo reducido de periodistas extranjeros , defendió los esfuerzos realizados por su Gobierno para preparar estos Juegos y rechazó las críticas de los medios internacionales.

"Es inevitable que los puntos de vista de gente de diferentes países y regiones no coinciden sobre diferentes aspectos", dijo el mandatario chino. "No creo que la politización de los Juegos ayuda para aclarar estos temas". Las discusiones sobre estos problemas deben basarse en el "respeto mutuo", dijo Hu.

El presidente reconoció que el año olímpico ha supuesto enormes retos para su país, como la elevada inflación y los desastres naturales, como la ola de frío del pasado enero, el terremoto de Sichuan y las inundaciones que han azotado China este mes.

"El Gobierno chino ha trabajado muy seriamente por cumplir con los compromisos adquiridos de cara a los Juegos", dijo Hu. Y añadió que continuarán los esfuerzos por expandir la "democracia socialista" y desarrollar el "estado de derecho".

Pero Hu no mencionó en ningún momento la posibilidad de eliminar el control sobre la prensa, uno de los pilares ideológicos fundamentales del Partido Comunista.