Viernes, 1 de Agosto de 2008

Losantos es "una cosa minúscula"

El arzobispo emérito de Pamplona, que pidió "consideración" para los partidos de extrema derecha en las pasadas elecciones municipales, considera que Jiménez Losantos es "una cosa minúscula" en comparación con "la descristianización" de Occidente

AGENCIAS / PÚBLICO.ES ·01/08/2008 - 21:07h

El arzobispo emérito de Pamplona, Fernando Sebastián Aguilar. /EFE

El arzobispo emérito de Pamplona, Fernando Sebastián, ha considerado hoy en Santander que la justificación de la fe en Jesucristo "no va a depender de la COPE" y que el "conflicto" con el locutor radiofónico Federico Jiménez Losantos es "una cosa minúscula" en comparación con el "fenómeno de la descristianización" de Occidente.

Así se ha pronunciado el prelado en una rueda de prensa tras su participación en el curso Jesús de Nazaret, entre la crítica histórica y la confesión critiana, que organiza la Universidad Menéndez Pelayo. Respecto a la multa impuesta recientemente al periodista por insultar al ex director del diario ABC, José Antonio Zarzalejos, el arzobispo emérito pidió el "mismo trato" y la "misma ley para todos", debido a que "los insultos no salen sólo de esa persona", argumentó. No obstante, indicó que este asunto es "responsabilidad de la cadena". Sebastián agregó que las "dificultades" que existen en la Iglesia "no deberían afectar a la fe de los grandes creyentes hispanos".

Sobre la reunión entre el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el presidente de la Conferencia Episcopal, Antonio María Rouco Varela, que iba a tener lugar momentos más tarde en La Moncloa, Sebastián mostró su "deseo" de que se alcanzase "mayor comprensión y mejor valoración de la función social de la religión y de la cristianía de los ciudadanos españoles" por parte del Ejecutivo.

La Falange, "digna de consideración y de apoyo"

No es la primera vez que Fernando Sebastián, de 79 años, es noticia debido a sus encendidas declaraciones. Ya el pasado año, en vísperas de las elecciones municipales y autonómicas, acaparó los focos al afirmar, en una conferencia dictada en León, que partidos de extrema derecha como la Falange Española de las JONS o Alternativa Española eran "dignos de consideración y de apoyo".

Bajo el título Situación actual de la Iglesia, algunas orientaciones prácticas, dicho documento señalaba literalmente: "Hoy en España hay algunos partidos políticos que quieren ser fieles a la doctrina social de la Iglesia en su totalidad, como Comunión Tradicionalista Católica, Alternativa Española, Tercio Católico de Acción Política, Falange Española de las JONS. Todos ellos son partidos poco tenidos en consideración. Tienen un valor testimonial que puede justificar un voto. No tienen muchas probabilidades de influir de manera efectiva en la vida política, aunque sí podrían llegar a entrar en alianzas importantes si consiguiesen el apoyo suficiente de los ciudadanos católicos. Por eso no pueden ser considerados como obligatorios pero sí son dignos de consideración y de apoyo".

El Tercio Católico de Acción Política, Alternativa Española o la Falange "tienen un valor testimonial que puede justificar un voto" 

A su juicio, la "deserción silenciosa" sufrida en los últimos tiempos por buena parte de la ciudadanía católica era culpa del "revisionismo" aplicado en la Transición por "corrientes teológicas que introdujeron fuertes tensiones doctrinales y prácticas", en referencia al cristianismo de base.

También tuvo palabras en su momento para la "epidemia" homosexual: "Si nos callamos y dejamos que se vaya normalizando eso de que da lo mismo ser homo que hetero, es posible que nos encontremos dentro de poco con una verdadera epidemia de homosexualidad, fuente de problemas psicológicos y de frustraciones dolorosas". Y hasta para la eutanasia, el pasado mes de marzo, pues, afirmó monseñor, Jesucristo "no tuvo cuidados paliativos". "¿Alguien puede decir que la de Jesús no fue una muerte digna?", se preguntó durante un Sermón en la Semana Santa de Valladolid. 

"Jesucristo miró a la muerte cara a cara, con confianza, la aceptó con amor y la vivió descansando en los brazos del Padre Celestial".