• Next Car Game - impresiones

    23/02/2014 12:00 // Kimmo Pukkila Comparte en facebook Comparte en twitter Comparte en google plus Comparte en tuenti

    Pisamos a fondo para estrellarnos y alucinar con los resultados en la última versión Acceso Anticipado (actualización de febrero) del destructivo juego de Bugbear.

    Autor: Kimmo Pukkila - Gamereactor.es

    Hay juegos de coches que recompensan a los que trazan líneas perfectas en cada curva y juegos de coches que hacen justo lo contrario. Para muchos, el querido Flatout de Bugbear alcanzó un equilibrio casi perfecto entre ambos extremos, ofreciendo carreras al estilo 'destruction derby' y unas absurdas físicas de muñeco de trapo mientras mantenía una experiencia de conducción lo bastante realista como para que pareciera un juego de rallies con vehículos herrumbrosos y abollados.

    Pero de Flatout hace casi una década. Tras desplomarse su publicadora y propietaria de la franquicia, Empire Interactive, en 2009, la serie terminó subastada y se la quedaron los inexpertos Team 6, quienes produjeron Flatout para Wii y el terrible Flatout 3 para PC. El estudio responsable de la obra original sólo pudo mirar desde la valla cómo llevaban la reputación de su serie al chatarrero. Los fineses probaron luego con Namco, pero no llegaron a arrancar del todo con su "interpretación moderna de la franquicia clásica" en Ridge Racer Unbounded. Los fans querían un juego nuevo. Y por fin, lo van a tener completamente dedicado a ellos.

    Gameplay exclusivo a 1080p, 60fps capturado con la versión de febrero

    Next Car Game, que aunque suene hasta chulo no es el título final, es en esencia un retorno a las raíces de Flatout. Como hace diez años, pilotarás coches de chatarra por circuitos rurales remotos, aprovechando trucos sucios para adelantar posiciones y viviendo cómo saltan los trozos de los coches por los aires en la derby arena.

    No es un juego de coches tan ostentoso ni veloz como las continuaciones más comerciales de Flatout, ni como títulos en plan Burnout o Neef for Speed. Ni tampoco tiene que serlo, porque Bugbear está haciendo este juego directamente para sus seguidores, y no para una compañía publicadora. La versión de Acceso Anticipado que hemos estado probando ya unas semanas está disponible para cualquiera que encargue el juego (desde Steam o desde la página oficial), y el estudio sigue recogiendo el 'feedback' de los que están respaldando el juego para ayudarles a pulirlo y a añadir más contenido. Según los desarrolladores, el alcance final de Next Car Game se verá determinado por cuántos jugadores lo compren de este modo.

    Nos hicimos con una copia del juego en cuanto se lanzó la primera versión de Acceso Anticipado en enero, por lo que lo llevamos disfrutando en esta fase temprana desde entonces. El juego admite hasta 24 coches en carrera de forma simultánea, lo que significa que siempre hay alguien a quien retar, alguien por adelantar, y que la victoria nunca es una certeza. Un pequeño error puede costar muchos puestos, pero a la vez alcanzar la siguiente posición nunca está demasiado lejos. La competición es una disputa cercana, reñida, personal. Llega a ser feroz ya contra la IA, de modo que sólo podemos imaginar cómo se traducirá al multijugador cuando el trabajo esté terminado.

    Como era de esperar, el caos domina cada partida. Verás cómo se chocan los coches sin parar con ruidosos golpazos metálicos, a los más impacientes dando vueltas entre llamas en medio de una nube de humo, colisiones en masa con coches saltando por encima de las vallas e incluso muros de hormigón hechos pedazos. El metal se dobla y retuerce en base a la velocidad del vehículo y la dirección del impacto, dejando atrás amasijos de cuatro ruedas que difícilmente se pueden identificar como coches. La simulación de físicas destructivas que ha conseguido desarrollar Bugbear con su último motor Romu (palabra finlandesa que significa 'chatarra') no tiene parangón en estos momentos, y ya podemos garantizar que producirá épicos impactos dignos de una recopilación de vídeos para un bar de rockeros.

    Pero esto no sirve únicamente como espectáculo y para enfatizar la agresividad, sino también como pista para intentar evitar los mayores atascos y adelantar a los rivales mientras se pelean entre sí. Next Car Game no quiere ser el más profundo y detallado simulador de conducción (para eso lee nuestras impresiones con Assetto Corsa o Project CARS), pero tampoco es un arcade duro y duro. No te mantendrás en el trazado, y mucho menos ganarás carreras, si simplemente te limitas a pisar el pedal a fondo. Los coches tienen cierta sensación de peso, y hace falta frenar en el momento justo, saber hacer el cambio de pesos y acelerar de forma controlada para iniciar valientes derrapes por los ondulados circuitos. El efecto de 'body roll' al salir de las curvas se nota especialmente en la nueva vista interior, que no existía en la serie Flatout, pero si terminas chocando con alguien de frente, probablemente no verás mucho por detrás del capó.

    A mediados de este mes de febrero, Bugbear actualizó la versión Acceso Anticipado con un nuevo circuito Figure 8 y el American Sedan, que acompañan ahora a los dos coches (American Muscle Car, European Mini) y tres pistas (gravilla, asfalto, arena) incluidas originalmente. También han realizado un montón de novedades menores, como la posibilidad de trazados inversos, diferentes horas del día, arreglos de bugs, mejoras en las físicas o nuevas partes de 'tuning' para instalar y probar en los vehículos. El avance realizado deja un producto muy prometedor a estas alturas.

    Aun así, el equilibrio entre los mandos tradicionales y los volantes de juego sigue dando algunos problemas. Mientras que la última versión acerca aún más estos dos métodos de control dejando a los jugadores con mando unas ayudas más efectivas y quitando el viraje tan reprimido y sensible a la velocidad de los volantes, todavía me parece más complicado jugar con mando por la falta de vibraciones en condiciones que me digan qué está haciendo el coche en cada momento.

    Lo que sin duda no echo en falta de Flatout es la forma en que tenías que ir desbloqueando las siguientes carreras alcanzando el podio en las anteriores. A estas alturas es todavía demasiado pronto para intentar adivinar cómo funcionará el modo Carrera de Next Car Game porque la versión Acceso Anticipado sólo contiene carreras sueltas que no acumulan ningún punto ni valor. Una experiencia como es debido para el jugador solitario está de todos modos en la lista de cosas por hacer de Bugbear, que promete que podrás montarte tu propio coche y coger carreras de un "calendario infinito". En este modo te irán pidiendo que intercambies piezas del coche conforme se desgasten, y tus partes favoritas podrán no estar disponibles en el mercado cuando las necesites, provocando un juego de gestión. Si bien el juego puede que no incluya la colección más amplia de lugares para correr, el equipo tiene la intención de ofrecer múltiples disposiciones en cada localización para mantener la frescura.

    Con todo, la cantidad de contenido es la mayor duda que me deja el juego a unos meses de su lanzamiento estimado para verano. La diversión ya está ahí. Jugar a los coches de choque con Next Car Game ya deja sensaciones más brutales y contundentes que en Dirt Showdown como podéis comprobar en los vídeos que acompañan a estas líneas, pero no se vuelve loco con el realismo, porque entonces podrías perder el motor en el primer golpazo. Lo mismo pasa con las físicas de conducción. Disfruto jugando con la transferencia de pesos, pero no se trata de un simulador 'hardcore' que podría cargarse la sensación de derby. Sin embargo, el juego no durará mucho a largo plazo sin una oferta de contenido considerablemente más amplia de la vista en Acceso Anticipado. Bugbear no quiere prometer un número concreto de coches o circuitos, así que sólo podemos esperar que el resultado final tenga la suficiente chicha bajo el capó.

    Gameplay exclusivo a 1080p, 60fps capturado con la versión de enero

    Fuente original: Gamereactor.es

publicidad
PUBLICIDAD