• Call of Duty: Black Ops 4 - primeras impresiones

    22/05/2018 15:00 // Ossi Mykkänen Comparte en facebook Comparte en twitter Comparte en google plus Comparte en tuenti

    Viajamos hasta California para jugar por primera vez al nuevo Call of Duty y conocer su nuevo modo Battle Royale, Blackout.

    Autor: Ossi Mykkänen - Gamereactor.es

    Se han convertido en un clásico anual y además siguen vendiendo año tras año más que la mayoría de juegos, así que cada presentación de un nuevo Call of Duty logra captar el foco de todas las cámaras. Más, si cabe, si en el año en curso se une el rumor de que va a estrenar un nuevo modo de juego con el que asaltar sin contemplaciones la moda del momento. Sí, nos referimos a ese Battle Royale que se confirmó como Blackout. Gamereactor se desplazó hasta California para acudir a aquella presentación y jugar por primera vez a Call of Duty: Black Ops 4.

    Quizá era un presagio de lo que estaba por llegar, pero curiosamente supimos que Treyarch ha vuelto a optar por la temática futurista en un local del aeropuerto de Hawthorne, bastante cerca del lugar en el Elon Musk y su equipo siguen dando forma al proyecto Space X. Al menos en lo que se refiere a su multijugador tradicional, al estilo duelo todos contra todos o por equipos con varios objetivos que llevamos más de una década jugando. Porque la primera sorpresa es la eliminación del modo campaña. Sus responsables se apresuraron a matizar que más bien, el modo un jugador está integrado en el resto del título, porque a todo se puede acceder de forma individual. Cómo o en qué consiste, eso no lo dijeron.

    Activision nos permitió jugar durante 45 minutos a una demo que constaba de tres mapas y un solo modo. En función del bando en el que cayéramos, nuestra misión era conquistar unas áreas del mapa o protegerlas para evitar que cayeran en manos enemigas. También pusieron a nuestra disposición varias de las nuevas clases, con ese equipamiento único de cada una que conocimos en el nuevo tráiler, y ya estaba habilitada la opción de personalización de armas y equipamiento.

    El ritmo de juego es un poco más lento que el de los Black Ops anteriores, pero sigue siendo un shooter de acción intensa y explosiva. La primera impresión es que hay pocos cambios en cuanto a la mecánica de posición y tiro habitual, con la excepción de cómo afectan esos trucos nuevos como son los escudos ampliados o las granadas de deflagración tras cobertura, así que es muy fácil cogerle el punto, sobre todo para quienes han seguido jugando. Esa es la sensación que nos dio, porque nos atrapó enseguida hasta el punto de que no solo nos sentíamos cómodos, es que incluso quedamos en primera posición en alguna partida. A pesar de la preferencia por ratón y teclado, admitimos que el control con el DualShock 4 fue sorprendente.

    Durante la presentación, los responsables de sonido mencionaron que todo el apartado había sido creado desde cero y podemos dar fe desde este primer acercamiento de que el trabajo se nota. Hay una serie de efectos rica, personalizada para cada arma, y muy semejante a la que puedes esperar de la vida real. Su respuesta es ambiental, de modo que resuenan de una forma u otra en función de localización. Sin olvidar la potencia grave de los explosivos y de la artillería.

    También dejó una primera buena sensación el apartado gráfico. Para ser una demo, todo se veía bien y con mucho nivel de detalle, y la PS4 Pro en la que lo jugamos no sufrió ningún tipo de pega para producir una imagen suave y sin cortes, incluso en los momentos de mayor intensidad y aglomeración de la acción.

    La presentación de Call of Duty: Black Ops 4 también nos dejó varias pinceladas sobre su modo Zombie, todo un clásico, especialmente cuando es Treyarch el estudio que está a cargo. Jason Blundell, responsable de este apartado, contó que están intentando innovar todo lo posible. Bajo esta premisa conocimos lo que parecía un modo gladiador en el que hay que enfrentarse a enemigos en un circo romano solo con armas cuerpo a cuerpo. Lo más importante es que deja de ser una historia cerrada para ganar libertad, porque dijeron que el jugador va a poder modificar la configuración para definir cómo son sus experiencias. Como pudimos comprobar en los tráileres, porque son tres, hay personajes nuevos y habilidades individualizadas para cada uno de ellos. Hablamos en plural porque son tres las historias que van a estar disponibles desde el primer día y no solo dos.

    Para el final quedó la gran noticia, que no es otra que la presentación de ese Call of Duty: Blackout o modo Battle Royale. Los responsables de crearlo mencionaron Fortnite y PUBG, pero insistieron en que están trabajando en algo único y con estilo CoD. El mapa de juego será enorme, creado con trozos de los mundos visitados en entregas anteriores de la serie, y se podrá recorrer con vehículos por tierra, mar y aire. Entre los personajes disponibles estarán algunos del modo Zombie y también los soldados tradicionales, entre los que se cuentan los de esta cuarta entrega de las operaciones especiales. Pero no quisieron contar cómo va a ser esta mezcla y cómo hacer que no produzca desigualdad.

    El evento de presentación de Call of Duty: Black Ops 4 (o Black Ops IIII, como se escribe oficialmente) nos dejó una buena sensación en términos generales, aunque deja más dudas que respuestas. Activision y Treyarch solos nos dejaron probar lo básico y nos dejaron con las dudas sobre esos cambios en el modo Zombie y, sobre todo, sobre cómo se jugará a su Battle Royale. Solo quedan unas semanas para el E3 2018, y allí tienen que soltar algunas respuestas. Os dejamos con unas cuantas fotografías de nuestro paso por el evento.

    Fuente original: Gamereactor.es

publicidad
PUBLICIDAD