• Deep Rock Galactic - Impresiones Early Access

    17/03/2018 16:00 // Kieran Harris Comparte en facebook Comparte en twitter Comparte en google plus Comparte en tuenti

    Hemos estado picando bien profundo en busca de algo de acción.

    Autor: Kieran Harris - Gamereactor.es

    Abriéndose en acceso anticipado llega Deep Rock Galactic, el shooter en primera persona y aventura minera que, sin saberlo, todos estábamos esperando. Apareció por primera vez en el E3 de 2017 junto con otros indies como Super Lucky's Tale, Tacoma y The Artful Escape, y nos llamó la atención por su estilo visual tan característico y por su sorprendente gameplay. En el juego tendremos que juntarnos en equipos de hasta cuatro jugadores para buscar preciados recursos en cuevas con no mucha luz pero sí muchos bichos alienígenas que intentarán matarnos.

    Jugaremos como una cuadrilla de enanos espaciales que se han embarcado en una expedición minera en el planeta hostil Hoxxes IV. Nuestro objetivo principal será conseguir un determinado número de materiales que se encuentran en las profundidades de las redes subterráneas y cuevas del planeta, para después volver a la superficie. Puede que suene fácil pero los mapas se generan aleatoriamente y sin indicaciones, por lo que tendremos que encontrar el camino a ciegas. Se nos da la libertad de movernos como queramos, por ejemplo, podemos usar un taladro para hacer un pasadizo a través del terreno destruible o usar tirolinas para poder subir.

    Tras conseguir lo que necesitamos, toca emprender la fuga sin mirar atrás. Aquí es cuando saldrán oleadas de criaturas para intentar pararnos una última vez. En este momento, el combate es intenso a más no poder, ya que a la poca visibilidad hay que sumarle que tenemos que abrirnos camino por el entorno hasta llegar a la salida con un tiempo de tan solo cinco minutos. Dependiendo de la clase que hayamos elegido, llevaremos una escopeta, una ametralladora o un lanzallamas y todas las armas cumplen. Cuando nos toque enfrentarnos a la oleada más dura mientras intentamos encontrar un salida pico en mano y con el tiempo encima, es más que probable que empiece a escasear la munición.

    Actualmente hay cuatro clases (Driller, Engineer, Gunner y Scout) pero se esperan más en el futuro. Cada clase es distintiva y os recomendamos probarlas todas ya cada una es una experiencia diferente. Nos ha gustado mucho que las habilidades de las clases se puedan combinar, sobretodo durante el trayecto. Por ejemplo, un jugador coloca una plataforma que os lleve a un acantilado donde otro jugador usará las tirolinas. Todos los personajes pueden mejorarse con árboles de habilidades estilo RPG en los que tendremos que invertir dinero y materiales. Esto es un gran incentivo para explorar nuevas regiones de Hoxxes IV para ir consiguiendo un equipo cada vez más fuerte.

    Dentro del árbol de habilidades podremos mejorar aspectos como la cadencia de disparo de nuestras armas, la duración de las bengalas o la fuerza del pico. Además de esto, en nuestra nave habrá una tienda de accesorios donde podremos comprar armaduras nuevas, sombreros y (sabemos que lo estabais esperando) ¡barbas! La personalización del personaje no da mucho de si y no hay forma de que tu personaje sea diferente, pero eso es algo que implementarán más adelante. Lo mismo nos pasa con los árboles de habilidades. Nos hubiese gustado que los desarrolladores hubiesen añadido nuevas opciones más allá de las mejoras típicas que hemos visto en otros juegos del estilo.

    En la nave, hay una terminal donde podemos unirnos fácilmente a partidas con otros jugadores según lo compleja que queramos que sea la cueva y la zona que nos interese explorar. También podemos crear nuestras partidas personalizadas y dejando que los jugadores se unan. Al ser un título de Xbox Play Anywhere, los jugadores de Xbox One y PC pueden jugar juntos y saltar de una plataforma a la otra, lo cual hace que la comunidad de jugadores sea más grande. Si no estamos suscritos al Gold, existe la opción de jugar solo. Os avisamos que no va a ser tan divertido, pero al menos nos acompañará un dron llamado Bosco que nos ayudará a la hora de enfrentarnos a los aliens.

    Deep Rock Galactic consigue la atmósfera perfecta y nos ha parecido una gran idea que tengamos que iluminar nuestro camino con bengalas y faroles. Hace que todo sea inquietante y claustrofóbico y contrasta con la vibrante paleta de colores y el estilo poligonal. Sonando de fondo y acompañando perfectamente al escenario, la percusión y los sintetizadores inundan el silencio que queda entre las pisadas y los picos chocando contra la pared. No vimos prácticamente ningún problema de rendimiento pero sí que nos quedamos alguna vez atrapados por culpa del terreno.

    Aunque se espera su lanzamiento en 2019, el título en Early Access promete y bastante. La mezcla de minería y disparos en primera persona es algo que no habíamos probado hasta el momento y, aunque de primeras puede sonar raro, es una combinación que funciona. Hemos disfrutado mucho de la ambientación y de los momentos de huida hacia la nave nos hacían tener el corazón en un puño. Aún quedan algunos aspectos que habría que pulir, pero con todo el tiempo que falta para su salida no es que nos preocupen.

    Fuente original: Gamereactor.es

publicidad
PUBLICIDAD