• Fortnite - impresiones de Battle Royale y Desafía a la horda

    10/10/2017 15:00 // Mike Holmes Comparte en facebook Comparte en twitter Comparte en google plus Comparte en tuenti

    Una es gratis, la otra no, pero las dos tienen el sello de Epic Games.

    Autor: Mike Holmes - Gamereactor.es

    Fortine llegó en verano al formato Acceso Anticipado, pero parece que su propuesta original no era tan atractiva como los modos que han ido llegando más tarde, que precisamente de eso tienen poco, como deja clara la denuncia de plagio de Bluehole Studio. De una forma u otra, el número de usuarios ha crecido muchísimo en estas últimas semanas, atraídos por el modo Battle Royale. No es el último en llegar, porque desde hace unos días también se puede jugar a Desafía a la horda. Y ambos los hemos probado para estas impresiones.

    Battle Royale

    La queja sobre este modo tenía bastante fundamente. En esencia, coge la propuesta de PlayerUnknown's Battlegrounds y le añade algo de fortificaciones. Al igual que en PUBG, 100 jugadores se lanzan sobre una isla en la que solo puede quedar uno. Vale, aquí no es desde un avión, es desde un autobús volador, y el escenario no lo cierra un campo eléctrico sino una tormenta, pero son solo matices. Se convierte en una cacería de recursos y de rivales en la que conviene no estar demasiado tiempo en campo abierto.

    La diferencia, decíamos, es que incluye el sistema de construcción y de fabricación del propio Fortnite. Puedes usar las mismas estructuras y trampas que en el resto de modos, por lo que conseguir materiales es tan importante como encontrar armas. Es cierto que por nuestra experiencia no es la panacea para sobrevivir, pero si encuentras una casa en condiciones en la que esconderte un tiempo dentro de la zona, puedes construir unas buenas defensas alrededor.

    Sin embargo, Epic Games ha eliminado para este modo toda la parte de crafteo de armas y munición, ya que ahora el inventario es tan solo una mochila. Va de encontrar y no de tener, por decirlo de forma comparada, sobre todo porque parte de la base cero, de que nada de lo que tenga tu personaje en el modo principal se lo trae consigo. Las armas disponibles como tal sí son las mismas, con sus pistolas, sus fusiles de asalto y sus rifles de francotirador, este último un poco 'chetado' según varias quejas de la red, aunque nosotros no nos traemos esa impresión. Los enfrentamientos fueron muy tensos, es lo que tiene la muerte única, pero divertidos y bastante justos. Cuenta mucho la sensatez.

    Así que, y dando la razón a Bluehole, lo que ofrece Battle Royale de Fortnite es prácticamente lo mismo que PUGB pero con un diseño de escenario, de personajes y de armas distinto y algunas opciones defensivas más. Se puede concluir que este está triunfando porque el otro triunfó, y también porque es free-to-play, un factor que puede desequilibrar la balanza a la hora de atraer a jugadores nuevos. ¿Competencia desleal de una compañía más grande para perforar en la roca de una más pequeña? PlayerUnknown tampoco inventó él mismo este sistema de juego.

    Desafía a la horda

    Olvida todo lo que hemos hablado hasta ahora porque esto es un cambio de jugabilidad total. Aquí volvemos a la parte de pago de Fortnite, así que se puede decir que es un modo más integrado en estructura con el resto del título. Además, mientras que Battle Royale se basa en repetir sin pensar en la progresión, aquí sí hay incentivos a salir airoso y construir desde una base.

    Como os contamos al presentar las mecánicas y contenidos de este modo horda, primero debes crearte una estructura básica a partir de un número limitado de recursos en una zona segura, y te la llevas a la zona de combate para plantarla y entrar en acción junto a otras tres personas más como máximo. Escoges el nivel de dificultad y comienzan las diez oleadas, si se aguantan, cada una dirigida contra una base.

    Desde detrás de la tormenta van apareciendo las manadas de monstruos, los mismos que en el resto del juego estándar. El objeto es defender la posición para defenderse a uno mismo, pero está planteado de tal forma que te obliga a salir del búnker y a moverte por todo el mapa para reparar las fortificaciones o instalar defensas. No solo la tuya, las de todos, porque si una queda totalmente mal protegida la responsabilidad cae también sobre los demás. Y si a uno le da por marcharse, más trabajo para los que quedan. Puede sonar duro, pero hay que mencionar que se pueden jugar partidas privadas con gente conocida.

    En Desafía a la horda hay un árbol de habilidades que hará que os encante o que no os guste nada este modo. Obliga a ir completando oleadas para ir subiendo poco a poco de nivel e ir avanzando así por sus ramas, en las que encontramos mejoras como más recursos o una estructura base más grande. Es cuestión de ir acumulando con paciencia para empezar cada vez con más fuerza y poder llegar un poco más lejos. No es, por tanto, como otros juegos cuyo modo horda siempre empieza de cero, aquí hay que levelear, y eso va a ser crucial para que la gente se enganche o lo deje.

    Por cierto, otra diferencia con el modo anterior es que para poder acceder a este hay que completar una misión. Si no te lo dice nadie te puedes pasar un buen ratos buscando hasta que te das cuenta de que para jugar hay que encontrarlo en el propio mapa, pero que solo aparece cuando completas una tarea: no una misión como tal, sino desbloquear una habilidad del árbol tras haber completa otra misión. Es algo que no está nada claro y que te puede tener un buen rato dando vueltas.

    Por ir cerrando, no cabe duda de que tanto Battle Royale como Desafía a la horda aporta variedad a Fortnite, porque en ambos casos se rompe con la forma común de jugar sin renunciar a su estilo visual ni a su ritmo de combate. Uno está pensado para partidas rápidas y aisladas, el otro para algo más sostenido y evolutivo, pero los dos están encontrando su público.

    Fuente original: Gamereactor.es

publicidad
PUBLICIDAD