• Crackdown 3 - impresiones

    05/09/2017 19:01 // Mike Holmes Comparte en facebook Comparte en twitter Comparte en google plus Comparte en tuenti

    La ciudad a nuestros pies para provocar un poco des destrucción y sentir ese poder que Sumo Digital pone en nuestras manos.

    Autor: Mike Holmes - Gamereactor.es

    Un estilo estrafalario, agentes superpoderosos para enfrentarse al crimen, acción de alto voltaje, un ciudad repleta de enemigos que cruzar de punta a punta... cuando lo empiezas a analizar punto por punto, Crackdown 3 se empieza a parecer mucho a un título que acaba de estrenarse y ha pasado sin pena ni gloria, Agents of Mayhem. Quizá por eso no sea sorprendente que Microsoft haya decidido frenar el lanzamiento de este título que estaba llamado a ser el gran acompañante del estreno de Xbox One.

    No quiere decir que estos dos juegos de acción en tercera persona que se centra en cazar criminales por la fuerza bruta sean exactamente iguales, porque no lo son. Lo que hace único al juego de Sumo Digital es su uso del cloud computing (la nube) para potenciar algunos aspectos del juego, especialmente la gran cantidad de explosiones y de destrucción de edificios, algo que no tiene el título de Volition (aunque la parte multijugador Wrecking Zone no estaba disponible en esta demo). Hay otras diferencias, como por ejemplo, que por el escenario hay multitud de objetos que puedes coger y lanzárselo a quienes quieras, algo que hicimos mucho. Que a un coche le revienta la puerta, pues la recoges y se la tiras al primero que se cruce. Que un pobre civil acaba hecho trizas por una granada, pues recoge el cadáver y a volar sin pensárselo dos veces contra un grupo de guardias de seguridad (ya, perdón). Acabamos con muchos, muchos enemigos así.

    También hay mucha verticalidad y como recolectar orbes permite que el personaje mejore en varios atributos, al aplicárselo al salto se accede a alturas más elevadas, una forma distinta de explorar la ciudad. Los arquitectos de esta ciudad pensaron mucho en la gente que va de tejado en tejado y dejaron unas cornisas estupendas a las que sujetarse. No era un movimiento muy elegante, pero al menos permite llegar hasta posiciones muy altas, y se combina con el jetpack y el doble salto, ganas mucha ventaja a la hora de plantear los objetivos. Además, eres un roca y te puedes tirar desde lo alto con todo tu peso contra el suelo provocando una onda expansiva que pone a volar a todo el que esté cerca. Un ataque de lo más vistoso.

    Otro aspecto positivo es que puedes recoger las armas que sueltan los enemigos, porque poco a poco vas mezclando de aquí y de allá para que la acción tenga más de variedad o se ajuste mejor a lo que haya que matar, sobre todo cuando aparecieron enemigos más grandes. La escopeta es mucho más efectiva que el rifle de asalto para acabar con los tipos duros, aunque hay una opción de apuntado para concentrar una ráfaga en un punto antes de pasar a otro. En esta demo, lo que hicimos fue asaltar un par de fortalezas de los manos y limpiarlas por dentro lo más rápido posible para ir en busca de más aventuras. Destrucción es la palabra clave, y es así gracias a armas como la Singularity, un arma que crear un agujero negro que absorbe todo a su alrededor, con final explosivo. Al final vas dejando tu huella en la ciudad.

    El contenido de esta versión de prueba estaba bastante limitado, pero al menos estaba trabajada. Los momentos de acción están ya bien compuestos para dejarte satisfecho tras cada ronda, gracias también a las citadas armas. Y nos hemos dejado otras como las granadas, que deflagran que da gusto. Variedad y alternativas en todo momento para que cada paso parezca distinto al anterior, y a saber qué otro tipo de proyectiles está preparando Sumo Digital, porque algo más gordo tiene que tener escondido en la manga.

    Pero nuestra preocupación más grave antes de empezar a jugar no era con las mecánicas, sino con el propio mundo de juego de Crackdown 3. Hasta que no veamos la capacidad de la nube para apoyar las masacres épicas vamos a ser prevenidos, porque el escenario tal y como está no tiene demasiada personalidad. También queremos ver más actividades de esas que van a salpicar la ciudad, porque si no nos incitan a explorar, de poco sirve el resto. Y también hay que ver en qué acaba la narrativa, porque en los juegos de mundo abierto puede acabar siendo un emblema o un desastre. Si el viaje no es divertido, poco importará el destino.

    Cambiamos de personajes para la segunda partida, pero en este juego parece que todas las emociones las pone el narrador, que va soltando frases agudas mientras juegas. Ya se una jugada buena o una caótica, ahí está él para hacer mención. ¿Nos cansaremos de lo que nos cuenta? Ojalá haya una opción para apagar su voz, si la experiencia del pasado sirve como pronóstico. Aquí no tuvimos ocasión de hacernos demasiado con lo que nos quiere contar el título, pero esperamos que vaya en la línea absurda de los anuncios y tráilers que hemos visto hasta la fecha.

    Así que, a pesar de jugar un par de veces la mismo demo en busca de variedad, nos marchamos con más preguntas que respuestas. Técnicamente el trabajo ya va bien enfilado, y si el poder de destrucción extra es real, pasará a ser espectacular. Pero todavía nos queda por ver una zona de este escenario que nos llame realmente, que tenga atractivo. Un estudio con mucha experiencia en el caos nos acaba de traer un shooter de superhéroes más que decente, pero ni con un reparto de personajes amplio ni con un buen guión ha sido capaz de triunfar como lo hizo con Saints Row. Por eso nos queda la sensación de que esta tercera parte va a tener que ser bastante mejor si no quiere seguir el mismo destino, para convencer a los fans.

    Los pilares básicos de la serie están presentes, y la ciudad puede acabar siendo una caja de sorpresas, con mogollón de esquinas divertidas por descubrir. Pero lo que hemos visto hasta la fecha es una mecánica básica perfectamente planteada que tienes que usar tú al gusto para sacar provecho. Es cierto que solo hemos jugado a un trocito de Crackdown 3 y con esto es suficiente para comprobar que potencial tiene, pero necesitamos más que un puñado de explosiones espectaculares y de combates salvajes para quedar convencidos. El juego ya no llega en noviembre, se ha ido a principios de 2018, así que hay margen para que todo esto se vaya poniendo en su sitio.

    Fuente original: Gamereactor.es

publicidad
PUBLICIDAD