• Call of Duty: WWII - impresiones del multijugador

    17/07/2017 19:00 // Matthias Holmberg Comparte en facebook Comparte en twitter Comparte en google plus Comparte en tuenti

    El blockbuster de Activision está listo para volver a sus orígenes con tanta fuerza como los dejó.

    Autor: Matthias Holmberg - Gamereactor.es

    Dicen que las guerras nunca cambian, y si la franquicia Call of Duty es indicativo de algo, debe ser verdad. Llevamos más de una década combatiendo con sus juegos de una forma muy semejante por mucho que cambiasen el momento histórico, la localización, los malos o las armas, especialmente desde ese Call of Duty 4: Modern Warfare que está a punto de cumplir diez años. Sledgehammer Games va a tratar de imprimir otro giro con este Call of Duty: WWII, que sin embargo es hacia atrás, porque nos manda de vuelta a la Segunda Guerra Mundial.

    Su intención es que revivamos aquellos horripilantes momentos con mayor fidelidad que nunca, incluso los más crueles, junto a la Primera División de Infantería de los Estados Unidos, que llega a Europa reviviendo una vez más el desembarco de Normandía. Serán misiones quizá conocidas, pero que hay que reinterpretar de una forma distinta, en compañía de tu pelotón, y no como un lobo solitario entre la multitud. Se acabaron los supersoldados y los héroes de los últimos años en busca del realismo, así que algo sí que va a variar. Ya os hablamos de ellos en estas impresiones del modo campaña de CoD: WWII.

    Por el lado del multijugador las cosas sí van a ser un poco más corrientes. Desde luego que hay que olvidarse de los dobles saltos, de correr por las paredes, de los jetpacks o de pegar puños a través de las paredes. La vuelta a los años 40 implica una revisión del equipamiento ajustada a la tecnología del momento, pero todo va a estar montado sobre las mejoras que han ido llegando a la serie. Es decir, que sí habrá regeneración de salud (no en la campaña), sistema de personalización de soldados o rachas de bajas. Su tempo suavizado va a hacer énfasis en el trabajo en equipo y en la coordinación, partiendo siempre de las fortalezas y las debilidades de cada clase. En esta ocasión no se va a ofrecer al jugador la posibilidad de crearse la suya propia, sino que hay que escoger entre varias "Divisiones". Cada una responde a un arquetipo de soldado y va a ir subiendo de nivel y entrenándose por separado para ir consiguiendo sus armas y sus habilidades únicas.

    En primer lugar está el soldado de infantería, que tiene como ventaja la colocación de una bayoneta en su arma principal. Los de la aerotransportada pueden esprintar más rápido y durante más tiempo que el resto, pero también utiliza resistencias. Los montañeros son los expertos en tiro, y como es habitual pueden aguantar la respiración para afinar más la puntería. Los soldados con armadura son pura potencia de fuego, equipados con un lanzamisiles y con una torreta que pueden colocar a su lado para aguantar posiciones. Por último, los expedicionarios (traducción de Expeditionary en inglés, veremos cómo llega finalmente) tienen en su haber máscaras de gas, granadas incendiarias y hasta una pala para matar de un toque en el cuerpo a cuerpo. A pesar de que habrá elementos exclusivos de una y otra clase, hay otros que son generales y se pueden equipar a cualquiera, como por ejemplo ventajas para cambiar más rápido de arma, movimiento silencioso o una habilidad pasiva llamada Undercover que desactiva la cámara de muerte (en extremo no servirá de nada).

    Antes de comenzar a jugar, y una vez escogida la clase, también pasamos por un editor del propio personaje. Comenzando por el género, porque ahora sí hay mujeres soldado (y sí, es realista, hubo mujeres combatiendo en la guerra en numerosos frentes por mucho que se insiste en lo contrario). En la versión final, nos contaron sus creadores, vas a poder llevarte tu personaje a un nuevo espacio social Call of Duty llamado Headquarters (Cuartel General), en el que hasta 48 personas representadas por sus avatares van a poder charlar antes de empezar a combatir. Lo interesante es que se va a dar la opción de formar equipos e incluso retar a un uno contra uno a algunos de los presentes.

    Activision no nos permitió probar esta función, pero sí echar unas partidas en tres modos de juego, en otros tantos mapas. Para empezar, un clásico como Dominación en el que ir apropiándose de los nodos repartidos por el terreno Concretamente, entre las ruinas nevadas del terreno de Las Ardenas. A continuación, un duelo por equipos en Pointe Du Hoc. Nos sorprendió lo efectivo que era el lanzamiento (premio por racha) entre las trincheras mugrientas y los búnkeres de esta localización, convertidos por instantes en un infierno. Entre baja y baja conocimos otras rachas clásicas como el radar en el minimapa, pero también vimos otras armas de destrucción nuevas que se adaptan mejor al momento.

    Una especie de tapete de bombas monta un buen destrozo en una parte del mapa, mientras que la artillería antiaérea sirve en realidad como un bombardeo preciso. Incluso tuvimos la ocasión de ver a otro jugador alcanzar la recompensa de un apoyo de paracaidistas controlados por la IA, y esto sí que es realmente novedoso. Aunque se volvió un poco en su contra porque pudimos acabar con unos cuantos en el aire y mejorar nuestro balance en busca de nuevas rachas.

    Pero de todo lo que probamos del multijugador, lo que más nos gustó fue el nuevo War Mode o Modo de Guerra, basado en objetivos y de estructura asimétrica porque los jugadores aliados y los del eje se guían por retos distintos. En aquella partida, los aliados tenían que tomar un puesto para después reparar un puente que permitiese el paso de su tanque. Una vez logrado, había que escoltarlo por las calles de una ciudad. Los fascistas, sin embargo, debían resistir a la espera de refuerzos en cada uno de esos puntos. Este modo consigue transmitir de una forma más creíble lo que significa la guerra, el papel de cada soldado en cada momento, y acentúa las necesidades de comunicación y de trabajo como una unidad.

    De quienes no contaron nada de nada, porque todo se revelará este 20 de julio es de los zombis. Sabemos que habrá un modo Zombie y pinta por la filtración del tráiler a que irá como siempre un poco por libre. Pero Sledgehammer Games al menos ha confirmado que habrá nazis del Tercer Reich tratando de organizar un ejército de no muertos en los últimos meses de la guerra.

    Tras probar el modo campaña y el modo multijugador, podemos decir que es la primera vez en años que tenemos ganas de que llegue este Call of Duty. Quizá es que ya se nos ha pasado el hastío que trajeron las últimas entregas temáticas como World at War II, pero Call of Duty: WWII puede que sea "eso" que los fans están pidiendo sin saber muy bien concretar. Es un juego realista, pero sigue siendo arcade, con variedad entre sus contenidos y todos los avances aplicados a una era que quizá no recordemos tal y como la vamos a revivir.

    Fuente original: Gamereactor.es

publicidad
PUBLICIDAD