• Assassin's Creed Origins - Guía de trucos y consejos

    07/11/2017 20:00 // Bengt Lemne, Ricardo C. Esteves y Juan A. Fonseca Comparte en facebook Comparte en twitter Comparte en google plus Comparte en tuenti

    Un decálogo de cosas que nos gustaría haber sabido antes de comenzar nuestra aventura en Egipto.

    Autor: Bengt Lemne, Ricardo C. Esteves y Juan A. Fonseca - Gamereactor.es

    Assassin's Creed: Origins es un juego inmenso, con un inmenso conglomerado de sistemas y mecánicas actuando en conjunto (algo que señalamos en nuestro análisis). Al principio puede ser algo abrumador, por eso os traemos 10 consejos que creemos que os ayudarán a estar mejor preparados a la hora de adentraros tanto en este juego como en todos los encantos que esconde.

    Caza y fabrica

    Subir de nivel mejora tu salud máxima y tu ataque, pero otra genial forma de mejorar tus dotes de supervivencia y el daño que realizas es cazando y fabricando equipamiento. Es muy fácil pasar esto por alto, dado que hay muchísimo por hacer, pero elaborar equipo es algo que deberías plantearte seriamente. Algunos soldados llevan materiales interesantes y, cuando activas la habilidad correspondiente, también puedes comprárselos a los comerciantes. Ten en cuenta que puedes desmantelar armas que no utilices para conseguir cosas como hierro, bronce o madera; una forma muy útil de conseguir ese empujón que te hace falta para mejorar cualquier pieza de equipo.

    Muchos de los recursos que consigues pueden utilizarse para diferentes fines a la hora de fabricar, así que asegúrate de centrarte en lo que favorezca al desarrollo que estás siguiendo para tu personaje. Si sueles utilizar herramientas, encárgate de mejorar la bolsa donde las llevas, aunque la salud y el daño cuerpo a cuerpo siempre sean útiles. Si te estás centrando más en tu vena de cazador, probablemente te interese más el daño de las flechas y el carcaj. Y por supuesto, no te olvides de potenciar la cuchilla oculta, no hay nada más vergonzoso que lanzarte a hacer una muerte sigilosa para, después, descubrir que no eres capaz de hacer el suficiente daño para acabar con el enemigo.

    Hay muchas opciones en combate

    Assassin's Creed siempre ofrece un gran bufé de armas entre las que elegir, desde armas contundentes como mazas hasta espadas, hachas o espadas dobles. El combate es una danza en la que los pasos están compuestos por bloqueos, esquivas y ataques. Es un poco más táctico que de costumbre dado que muchos enemigos usan escudo, bloqueando cualquier ataque normal, además también es viable aprovechar las distancias para tirar una flecha furtiva (apuntar a la cabeza y pulsar el gatillo en un instante, las flechas normales hacen poco daño en comparación con los disparos certeros). Es importante también medir los tiempos a la hora de usar los ataques de adrenalina adecuadamente, ya que pueden hacer muchísimo daño; pero si los usas en mal momento, pueden ser un total desperdicio.

    Una de las últimas mejoras de la rama del Guerrero es tremendamente útil en este sentido al permitirte entrar en combate con la barra de adrenalina al completo. Esto te permite plantar cara a los enemigos más poderosos con una facilidad pasmosa, o al menos mermar su barra de vida de un plumazo. En este juego no te puedes limitar a una sola rama de habilidades, ya que se necesita tener una buena variedad, pero la del Guerrero es una que te hará las cosas muy fáciles.

    Acabar con los enemigos uno por uno es el método más corriente, pero hay situaciones en las que te encontrarás en total inferioridad numérica. En estos momentos, puedes acabar primero con los enemigos más fáciles para que se rellene tu adrenalina y aprovechar esta con los más fuertes. Otra estrategia también útil es centrarse en los más duros, asegurándote de cargar tu ataque para romper la defensa y acribillarlos tras descargarlo. Una variante de la primera opción es acabar primero con los arqueros, aunque debes tener en cuenta que suelen ser bastante ágiles y esto puede dejarte indefenso ante los ataques de los más fuertes. Estudiar rápida y debidamente las distancias es la clave, así como coger el ritmo adecuado para lanzarte al ataque aprovechando la más mínima apertura.

    Ah, y asegúrate de usar bien las flechas de fuego (o prender las normales con antorchas cercanas) cuando haya material explosivo a aprovechar.

    Sigue siendo un juego de sigilo

    Assassin's Creed Origins ha dado un salto total hacia el RPG, pero todavía tiene predilección por el acercamiento sigiloso en la mayoría de escenarios de combate. Aislar a los enemigos y acabar con ellos lentamente es una de las mejores formas de superar las situaciones que te encuentres.

    Tu águila amiga, Senu, también importa aquí. Aunque se propone su uso para la mayoría de misiones, puede ser muy útil explorando campamentos y marcando enemigos para seguir su rastro fácilmente. Senu también señala si los guardias están comiendo, durmiendo o haciendo cualquier tipo de actividad, lo que da pie a hacer todo tipo de estrategias.

    Hablando de Senu, a medida que mejoras su percepción (desbloqueando y sincronizando con puntos de viaje rápido), se vuelve más útil todavía para este rastreo y exploración.

    No tengas miedo de asaltar un campamento sobre tu montura

    Generalmente se favorece el sigilo, aunque a veces apetece desatar un poco el caos. Quizá no sea tan preciso como el combate a pie, pero no cabe duda de que, cuando estás sobre tu montura, tienes ventaja sobre los enemigos que están en tierra firme. Cabalgar hacia el interior de un campamento soltando tajos a diestro y siniestro es inmensamente satisfactorio y, aunque no sea la mejor de las estrategias para enfrentarse a un pelotón, es una manera divertida de limpiar un asentamiento, sobre todo aquellos que tengan un nivel bastante inferior al tuyo. Las acciones de combate se realizan de la misma forma, pero la posibilidad de dejar que tu montura se mueva automáticamente mientras apuntas con el arco es genial, incluso puedes coger los botines y abrir los cofres mientras cabalgas. Es un componente totalmente integrado.

    Cuidado con los enemigos de mucho nivel

    Todo el mapa se abre ante ti tras completar el prólogo, aunque el juego usa una interesante forma de encauzar el contenido a través del nivel del protagonista y los personajes. Esto significa que tienes que andar con cuidado a la hora de toparte con enemigos que tengan mucho nivel (indicados con un escudo rojo sobre su cabeza), son capaces de acabar contigo de un golpe. Como decimos, es interesante ya que va más allá que cualquier RPG al respecto (normalmente estos lo dejan a merced de un sistema de estadísticas). En Siwa hay numerosos lugares que tendrás que volver a visitar mucho más adelante para poder sobrevivir a ellos y conquistarlos. En este sentido, es muy diferente a cualquier juego de acción o aventura, donde la habilidad es lo principal. Aquí los números importan, y si no, ya nos contarás cuando te topes con un Phylake.

    Quita el HUD, no uses el mapa

    La mayoría de los consejos que te estamos dando están pensados para facilitarte las cosas, pero este es justo al revés. Es muy cómodo contar con constantes guías y señales que te indiquen donde ir, pero si recurres a ellas es muy posible que te pierdas el fantástico mundo que te rodea. Te recomendamos que explores algunas de las regiones con parte o la mayoría del HUD desactivado y no recurrir al mapa para dejar que sean las aventuras las que vayan a ti. Es una experiencia profunda y, aunque siempre hemos estado condicionados para jugar a estos videojuegos de una forma concreta, esto hace que a veces nos perdamos sucesos que suceden fuera de ese camino establecido.

    No te dejes engañar por la habilidad para domar animales salvajes

    En la rama Vidente puedes desbloquear una habilidad que te permite domar animales y que requiere que, previamente, hayas desbloqueado los dardos somníferos y acumules 3 puntos de habilidad. Puede que pienses "guau, voy a poder caminar junto a un león o un hipopótamo como en Far Cry Primal", pero eso no va a pasar, al menos no así. Por supuesto, puedes domar a cualquier de estas fieras, y te seguirán, pero no puedes ponerles nombre, darles de comer o darles ninguna orden. Además, tarde o temprano se irán y tendrás que domar a otra. Si quieres nuestra opinión, no vale lo que cuesta.

    Puedes desbloquear los trajes de Altair y Ezio

    Las vestimentas en Assassin's Creed Origins solo tienen fines cosméticos, todas las mejoras y cambios provienen del equipamiento que te equipes y las mejoras que fabriques. Hay muchos trajes que puedes conseguir en el juego o comprar en el mercado, pero, si estás especialmente nostálgico, puedes desbloquear la ropa de Ezio y Altair. Están en el Club Uplay, pero solo disponibles para jugadores veteranos en la saga. Necesitarás 3000 Puntos Uplay ganados con juegos de Assassin's Creed para conseguir el traje de Ezio y 7200 para el de Altair. En el club, ya que estamos, también puedes desbloquear equipamiento.

    Asalta tumbas para ganar puntos de habilidad extra

    Subir de nivel no es la única manera de conseguir puntos de habilidad, también puedes hacerlo completando tumbas concretas u otras localizaciones especiales. Incluso con estos puntos extra, no los malgastes sin un propósito concreto. La subida de nivel poco a poco se vuelve más lenta, y esto limitará el ritmo al que evolucionas a tu personaje. Echa un vistazo en profundidad a todas las ramas del árbol de habilidades y elige el camino que más se adecue a tu forma de jugar. No añadas puntos sin un plan porque puede que, más adelante, te arrepientas.

    Cuidado con los Phylakes

    Los hemos mencionado antes, y no era por gusto. Los Phylakes son unos enemigos especiales, guardias enviados por el Faraón Ptolomeo para acabar con Bayek. A partir de cierto punto, al comienzo del juego, 10 Phylakes comenzarán a vagar por Egipto en busca del jugador, atacando en cuanto lo localicen. Se les identifica en el mapa con un icono de una cabeza roja con cuernos, y pueden ser un auténtico quebradero de cabeza, sobre todo si no estás preparado. Ten siempre en mente que, cuando un enemigo enciende un brasero para llamar refuerzos, es muy probable que entre ellos haya un Phylake. En cuanto a consejos para acabar con ellos, solo asegúrate de enganchar el primer ataque, sea con la hoja oculta o con una flecha en la cabeza.

    Esperamos que esta guía te sea útil, pero tenemos un consejo más: disfruta de Assassin's Creed Origins a tu ritmo. Estás ante un hermoso mundo, con mucho por ver, por explorar y por descubrir. ¡Disfrútalo!

    Fuente original: Gamereactor.es

publicidad
PUBLICIDAD