• Todo lo que hay que saber sobre los nuevos drones Star Wars de Propel

    31/08/2017 17:00 // Carlos Vergara Comparte en facebook Comparte en twitter Comparte en google plus Comparte en tuenti

    Detalles e impresiones de un experto en drones tras acudir al evento de presentación mundial en Bruselas.

    Autor: Carlos Vergara - Gamereactor.es

    A mediados de julio, Propel Star Wars celebró un evento para presentar la nueva línea de drones, con mucha información confidencial relacionada con el Force Friday II y luz verde para la promoción de Los Últimos Jedi (que es este 1 de septiembre de 2017). Había mucha expectación después de la presentación del año pasado, donde pudimos ver tres quadcopter pequeños con la forma de un X-Wing, un Tie fighter y una Speeder Bike 74-Z de la luna de Endor.

    Antes del evento y después de echarle un ojo a la web de Propel, tenía muchas ganas de algo como esto (puedes ver cómo se hizo en la descripción, es un vídeo editado de una carrera de drones).

    Así es, combate de drones en primera persona. Las carreras funcionan así: controlas a tu dron con el mando como siempre, pero usas unas gafas especiales para ver el vídeo de la cámara de a bordo. La experiencia en primera persona es completamente distinta a la línea de visión (LoS) habitual, hasta tal punto que el nivel de inmersión resulta adictivo. Añádele a esto unos cuantos láseres y miniaturas de Star Wars y tendrás al meme de futurama de 'shut-up-and-take-my-money' por todas partes.

    Pero tristemente no fue así. La presentación del producto y el evento en general fueron geniales, pero un poco flojos en cuanto a la evolución de mi hobby. Pareció más un avance en la promoción y distribución por Europa de un producto bueno ya existente (con un par de características nuevas, como la aplicación de simulación) más que una presentación de un concepto totalmente nuevo.

    LA COLECCIÓN

    Entraremos en detalles, pero los drones que enseñaron en el evento fueron fundamentalmente los que ya están en la página web oficial de Propel, presentados a finales de 2016, ahora evolucionados para salir al mercado. En junio del año pasado el Halcón Milenario aún estaba en duda, pero acabó siendo descartado.

    La nueva colección se compone de tres cuadrucópteros (de unos 10 cm., menos de 100 gr.) pensados para volar en interiores o en tu jardín, parques, parkings, etc. sin mucho viento. Están basados en la trilogía original:

    Características principales presentadas:

    • Velocidad máxima 50 km/h. No importa que inicialmente se dijera que llegaría a los 56 km/h, no se nota la diferencia.

    • Juego multijugador con otros drones de batalla de Propel Star Wars.

    • Botón de maniobras aéreas.

    • Varias velocidades para pilotos principiantes y expertos.

    • Muy detallados, pintados a mano y numerados.

    • Caja de coleccionista edición especial con funda expositor con luz.

    • 8 minutos de autonomía por batería. Dos baterías incluidas.

    • Modo entrenamiento, entrenamiento de vuelo aumentado.

    Es importante saber que independientemente del lugar en el que vivas, no hay que preocuparse de la legislación que regula su vuelo. Las autoridades los consideras juguetes. Se estima que cada uno de los drones de este año cueste unos 199 €.

    Dos baterías se hacen escasas, y suelen ser un poco caras. Si realmente te interesa hacer estas cosas volar más te vale tener unas 8 o 10 baterías. Ahora mismo en su página web una batería vale diez dólares en EEUU, 16 libras en Reino Unido (unas baterías similares en cualquier tienda no deberían de valer más de 5 dólares). Cada dron tiene su batería específica, lo que significa que, por ejemplo, si te sobra una batería de tu Speeder, no se la puedes dar a tu amigo que tiene un TIE.

    EL EVENTO

    El Docks Dome de Bruselas creó un ambiente genial para el evento de Propel, con cuatro salas enfocadas a diferentes aspectos de la presentación del producto: tecnología, aplicación, batalla y preguntas y respuestas. Asistieron unas 200 personas, en su mayoría prensa, un par de tiendas y youtubers, por lo que dividir al público en cuatro grupos era indispensable para conseguir una experiencia más cercana con el producto, además de poder relacionarse con los trabajadores de Propel. Finalmente todos pudimos probar el dron y el simulador al menos una vez, lo que es todo un logro.

    En esencia, la verdadera intención de Propel estaba clara: enseñarlos lo fácil que es hacer volar sus productos, que cualquiera sin experiencia con drones podría disfrutar la experiencia. Y creo que lo consiguieron, la mayoría de asistentes nunca había pilotado un dron y pudieron hacerlo bastante bien (aunque muchos de ellos sí tenían cierta destreza con los mandos).

    El evento comenzó en la sala principal, donde Darren Marloff el CEO de Propel, y su Chief Pilot (¡suena demasiado guay para ser un trabajo!) hicieron una presentación del producto excelente que terminó con una batalla coreografiada entre los pilotos de la compañía. Fue una pena que Disney no respaldara el evento ni hicieran ningún anuncio relevante sobre la película, simplemente pasaron el tráiler.

    Tras las sesiones detalladas, los competidores más capaces en la sala de batallas pudieron seguir con una serie de rondas clasificatorias hasta llegar a la final. Por desgracia yo la cagué en esas rondas... No se me da bien pilotar con línea de visión, mis baterías estaban un poco gastadas, estaba oscuro y con mucho humo, me habían clavado una flecha en la rodilla, etc. Una vez superada la humillación, me quedé como un vulgar espectador hasta el final. La Fuerza no me había acompañado esa vez.

    LOS DRONES

    Habría estado bien volver de Bruselas con un dron para analizar en detalle (o los tres para probar también las batallas, ¿verdad? ¿Por qué no?), pero tendré que informar en base a lo que hemos podido experimentar durante el evento, y ya haré un análisis tras el lanzamiento.

    Para empezar, es difícil encontrar diferencias entre los tres modelos con respecto a las versiones del año pasado, pero por lo que pude sacar durante las conversaciones técnicas podemos suponer que han sido ligeramente mejorados en lo que se refiere al motor, el tipo de batería/capacidad, el moldeado del plástico, etc. De todas maneras a los que no son expertos les parecerán prácticamente iguales, a pesar de estas modificaciones y mejoras.

    En general son productos de calidad y con buenos acabados. Plástico pintado a mano con mucho cuidado en los pequeños detalles, también en todos los elementos de la caja (¡hasta la misma caja!). Todas las características contribuyen a la experiencia de inmersión en línea de visión y a la sensación real de ser un producto premium, lo que es todo un logro para un juguete de plástico.

    La caja sigue siendo tan genial como se presentó anteriormente, con luz LED y una música diferente de Star Wars cada vez que la abres, el sueño erótico de cualquier youtuber. Al final queda claro que lo que intentan hacer realmente es un producto de coleccionista de Star Wars que merezca su precio, aunque no te interesen los drones.

    LOS DRONES: El vehículo aéreo

    Desde un punto de vista meramente técnico, tienen un buen equilibro entre rendimiento y tiempo de vuelo. La duración de la batería en los drones suele ser tan engañosa como el consumo de combustible en los coches, pero puedo confirmar que llegó a los diez minutos de vuelo fácilmente y sin necesidad de ser comedido a los mandos. Propel se ha llevado el punto por el diseño, pues ha conseguido motores con una capacidad de batería suficiente y un peso mínimo. El tema del peso es crucial, dado todo el "peso muerto" que se deriva de los elementos decorativos. Propel puede presumir de una carcasa de plástico inyectado muy fina (0,4 mm), ¡apenas serían dos o tres capas en una impresora 3D!

    Lleva motores brushed, que es la tecnología estándar para los quads de este tamaño. Sin embargo son bastante más grandes que los que llevan los drones similares, el equipo de Propel comentó que el diseño requería unos motores nuevos de 10 mm de diámetro que vamos a ver pronto en muchos drones chinos baratos. Hay que tener en cuenta que los motores brushed van por fuera y si vuelas mucho (sin chocarte demasiado) tendrás que cambiarlos con el tiempo.

    La durabilidad general es estupenda, esperaba encontrar un quad mucho más frágil, dada mi experiencia. Estos otros, sin embargo, resistieron docenas de golpes sin ningún daño más que alguna hélice doblada o desenganchada. Además el suelo tampoco era particularmente blando. Hasta las partes que parecen más propensas a romperse, como los cañones láser del X-Wing, son muy flexibles y difíciles de romper.

    La propulsión Inverse pendiente de patente (la manera pomposa de decir simplemente "hélices trasparentes abajo") funciona bien, y si te concentras, puedes hasta creer que no lleva propulsores y que los modelos flotan o vuelan realmente en el vacío. Sin embargo hay que tener en cuenta que se necesita una superficie llana y lisa para despegar y aterrizar. Si se aterriza sobre césped, por ejemplo, los motores se pueden dañar y enredar si no se para a tiempo (si se usa el aterrizaje automático no debería de haber problema). El armazón obstaculiza un poco el flujo de aire en los propulsores, sobre todo en el caso del caza TIE, pero no he notado un peor rendimiento con respecto a los otros modelos. Quizá era un problema mayor para el Halcón Milenario y por eso no lo sacaron el año pasado.

    Es un dron, sigue habiendo posibilidades de que te hagas algún rasguño o se te enrede el pelo (recuerda que es para mayores de 14 años). Incluye también unos protectores de las hélices feísimos pero muy útiles para mayor seguridad. Como curiosidad, he notado que a los recién llegados al mundo del drone el sonido agudo de las hélices les parece "barato". Supongo que yo estoy demasiado acostumbrado, pero será verdad... después de tanta charla sobre alta tecnología algunos pueden quedar decepcionados.

    LOS DRONES: La tecnología

    Vale, el vehículo aéreo está bien, es bonito y es de Star Wars, pero quizá no te tragues que cueste 200 €. Vamos ahora con algunas características distintivas que estos drones llevan con orgullo.

    Aunque esté destinado a la competición o a pilotos expertos, el mayor valor de los drones de Propel es su seguridad en cuanto al aprendizaje y uso progresivo. Esto significa que, además de la nueva aplicación de simulador (de la que hablaremos después) el modo entrenamiento permite un acercamiento más suave al pilotaje de drones.

    Para comenzar, el despegue y el aterrizaje automáticos están en un mismo botón. También sirve como interruptor de arranque, por lo que es difícil hacer girar los motores y causar algún daño sin querer. En modo entrenamiento el control de la aceleración regula directamente la altura: desde tierra (en punto de despegue) hasta una altitud máxima. Significa, prácticamente, que no puedes chocarte con la tierra al aterrizar. Pero sí puedes chocarte con obstáculos o con suelo más elevado, claro... no puedes pedir que un dron tan pequeño también esquive obstáculos.

    El modo entrenamiento también define una "caja virtual total" para que no pierdas tu dron cuando se desoriente. Se para antes de que lo mandes a la luna. Como inconveniente, es verdad que tienes que aprender a controlar la altura a un nivel superior para pilotar de una forma más agresiva, y la ayuda inicial puede crearte algún mal hábito a la hora de manejarlo.

    Otra característica interesante es lo que Propel denomina Tecnología de Conciencia Inteligente. A diferencia de la "propulsión inversa" esto si merece ser llamado tecnología. Se pueden enviar y recibir hasta 48 señales al mismo tiempo, lo que quiere decir que 24 combatientes con sus respectivas señales de radio, infrarrojos o láser (LiFi), detección de fuego y golpes y conexión bluetooth pueden tener toda la información de la batalla.

    Hay tres velocidades para pilotos novatos y avanzados. El modo más maniobrable le puede parecer algo lento a los pilotos expertos, pero no está mal. Sin embargo sí que se echa de menos un modo manual/acrobático completo. El tonel es bastante normal para un quad pequeño y barato, donde puedes hacer incluso un flip con la misma facilidad.

    El mando de vuelo no tiene puerto USB, lo que quiere decir que el software/firmware de abordo no se puede actualizar. Propel comentó que puede que futuras versiones sí lo incluyan.

    LOS DRONES: el mando

    El trasmisor de radio parece bueno, no tiene nada que ver con los mandos baratos que un fabricante externo haría para una PlayStation. En términos de tamaño y peso podría ser similar al de un DJI Phantom.

    Dependiendo de tu país tendrás un estándar u otro, lo que en el mundillo se llama MODE1 o MODE2. No se diferencia mucho de conducir en el lado derecho o el izquierdo (aquí conducimos a la derecha y tenemos el MODO2: con el stick derecho se acelera y derrapa, y con el stick izquierdo se desliza y se cabecea).

    En cuanto al diseño, el mando concuerda con el nivel que encontramos en el resto de elementos. Muchas voces y sonidos de Star Wars (solo en inglés, regrabadas para la ocasión), vibración en los sticks, etc. Todo contribuye a una inmersión mayor, sobre todo con auriculares. También está la opción de quitar el sonido si te pone muy nervioso.

    Hay dos mandos diferentes, dependiendo del modelo, rebelde o imperial. El mando blanco viene con el X-Wing, mientras que la Speeder y el TIE Fghter tienen el blanco.

    LA APLICACIÓN DE ENTRENAMIENTO

    Ya se anunció a finales de 2016, la app de entrenamiento es la característica principal que se ha añadido a los drones de Propel. Es gratuita y está disponible tanto para Android como para iOS. Sin embargo es necesario conectarla a un mando, así que no se puede considerar como un videojuego para móvil.

    Básicamente le da al piloto novato varios tutoriales y misiones de diferente dificultad, desde control de vuelo a combate completo. Se pueden completar las misiones con diferentes resultados, y se recomienda conseguir la medalla de oro en todas.

    Se supone que está cuidadosamente diseñado para igualar el realismo físico esperado de un piloto de Propel, así que controlar el simulador debería de ser una ventaja a la hora de meterse en una batalla de drones real.

    Solo pudimos probar la Speeder Bike en la luna de Endor, pero seguramente los otros drones tengan otros escenarios disponibles. No pudimos echar un vistazo a las últimas misiones del combate de entrenamiento, pero sin duda yo no esperaría un videojuego multijugador de combate a cielo (o espacio) abierto.

    El escenario de entrenamiento es suficiente para practicar, pero tampoco esperes toda una pista de obstáculos. Recuerda que estás volando con línea de visión y no sería natural ir muy lejos.

    Algo que también está muy bien es que la aplicación da acceso directo al apartado de piezas de la web, así que puedes pedir fácilmente más baterías o cualquier elemento que pudieras romper. Y, al contrario que el firmware del dron, seguramente la app sí que se actualice.

    MODO BATALLA

    Los modelos del año pasado ya ofrecían el modo batalla, así que si tienes la suerte de encontrar un amigo con su propio dron podéis enzarzaros en una pelea laser de drones. Las normas son fáciles, tres golpes y estás muerto, tu dron cae al suelo. El zumbido del dron y el aterrizaje accidentado cuando recibía un golpe era muy guay.

    Los emisores y receptores de infrarrojos que lleva cada dron hacen posible la detección de disparos y golpes. La parte guay que aporta la Tecnología de Conciencia Inteligente y el LiFi es que los disparos no son anónimos, puedes saber quién le ha dado a quién y esa información está al alcance de todos.

    Por unos cuarenta dólares se pueden cambiar los emisores infrarrojos (invisibles) por láseres reales de clase 1, seguros para la vista, visibles en la oscuridad y en ambientes nublados. El rayo láser es más preciso que el infrarrojo, así que las batallas láser están más dirigidas a expertos, mientras que las de infrarrojos se reservan a novatos que disparan más o menos cerca del otro dron y consiguen el golpe.

    El desarrollo en cuanto al software para la batalla es bastante bueno y novedoso. Estoy acostumbrado a las carreras de drones donde le cuesta tanto a los pilotos como al público conocer la situación del evento en cada momento y acaba siendo aburrido para los espectadores (salvo por los accidentes). Es excepcional la manera en la que la Tecnología de Conciencia Inteligente interconecta los drones, transmisores y smartphones para proporcionar una visión en tiempo real del partido. Eso quiere decir que cualquiera puede comprobar en cualquier momento quién va ganando, quién va perdiendo, las muertes, los puntos, etc.

    ¿D-Sports? Probablemente no... (por ahora)

    Esta vez Propel se ha esforzado mucho en presentar la batalla de drones como la nueva moda, más allá de las carreras de drones y los deportes electrónicos, estadios llenos para ver el campeonato mundial de batallas de drones, etc.

    Puede que sea demasiado visionario, pero bueno, ¿por qué no? En este punto aun no concibo batallas profesionales, pero he de admitir que Propel ha hecho un muy buen (primer) acercamiento a la idea. Desde mi punto de vista, aún quedan algunas partes algo turbias que trabajar, como la falta de inmersión, la falta de personalización avanzada, o la configuración/retrasmisión 3v3 potencialmente caótica.

    De todas formas las batallas son divertidas y me encantaría ver surgir comunidades locales y que compitan en pequeños grupos. Propel va a intentar alentar esto apoyando a comunidades de todo el mundo.

    ¿AHORA QUÉ?

    Propel subrayó mucho su historial tecnológico y su apuesta por la implementación de las nuevas tecnologías. Nos enseñaron todas las cosas buenas que ya tenía su producto y las nuevas, que son pocas. Pero de todas formas eché de menos una gran sorpresa, porque esta vez parece que estuviera reteniendo las nuevas mejoras solo para mantenerse al día con su agenda y las restricciones del mercado.

    Me enteré por los pilotos que había prototipos con cámara en primera persona: se cambia al Stormtrooper en la Speeder por la cámara, y el TIE habría quedado increíble con el cuadro de mandos en pantalla con la cámara por dentro. Es probable que las preocupaciones de Disney por los "juguetes con cámara" hayan supuesto un gran obstáculo, pero al final tendrán que tragar. Ah, y el Halcón Milenario (presentado al principio como cuarta opción) puede volver como un dron mucho más grande y mejor, más cercano a los de carreras.

    En conjunto, los drones de Propel son un buen producto que se podría vender como objeto de coleccionista, pero también unos drones muy buenos. Probablemente sean inigualables en su categoría con el factor Star Wars y por un precio razonablemente bueno. Hasta ahora es improbable que Propel cumpla con las grandes expectativas de lo que llamaron una nueva era de juego, pero no deberíamos quitarles ojo por los futuros desarrollos interesantes en la materia. Que la Fuerza nos acompañe.

    Fuente original: Gamereactor.es

publicidad
PUBLICIDAD