• Impresiones: Farpoint y más novedades para PSVR

    13/05/2017 13:00 // Sam Bishop Comparte en facebook Comparte en twitter Comparte en google plus Comparte en tuenti

    Pasado ya el lanzamiento de PSVR, hemos tenido la oportunidad de probar la siguiente remesa de experiencias y juegos de realidad virtual que llegarán a PS4.

    Autor: Sam Bishop - Gamereactor.es

    Hace unas semanas, acudimos como invitados a una presentación de juegos para PlayStation VR, donde el plato fuerte era el nuevo trabajo de Impulse Gear: Farpoint. En el avance que publicamos anteriormente, probamos el modo para un jugador y el concepto central del título, pero en esta ocasión, nos hemos encontrados con un juego al que se le han añadido muchas más novedades con vistas a su lanzamiento el 16 de mayo. La demo a la que tuvimos acceso en la presentación contaba con modo cooperativo, que es una de las funciones que más ganas tenían de mostrarnos sus creadores.

    No daremos muchos detalles con respecto al argumento, ya que el modo para un jugador y el cooperativo son independientes, pero la base del juego es que estamos en un planeta alienígena disparando a seres hostiles. Para ello, utilizaremos el casco PSVR junto con el Mando pistola PSVR, que, como su propio nombre indica, tiene forma de pistola. Así, en compañía de un amigo, aterrizaremos en la superficie de este planeta. El objetivo es simple: sobrevivir a los ataques de los enemigos y seguir avanzando.

    En cuanto a los controles, tomando como ejemplo a una persona diestra, por un lado sujetamos la parte delantera de la pistola con la mano izquierda y usamos el pulgar de esa mano para movernos con el stick analógico. Además, hay otros botones que nos permiten acceder a diferentes opciones y dos gatillos que sirven para tirar granadas y demás. Por otro lado, la parte de atrás del mando se coge con la mano derecha, como si fuese un fusil de asalto. En esta parte, tenemos un gatillo para disparar y un botón en un lateral con el que se recargan algunas armas. En la presentación, también nos mostraron las dos opciones de movimiento que existen. En la opción para principiantes, que es la que utilizamos nosotros, la rotación del personaje se obtiene solo mediante movimientos físicos, mientras que el compañero con más experiencia que nos guió durante la presentación usaba una combinación de movimientos físicos y botones en el mando, más como en un shooter en primera persona tradicional.

    Cuando nos pusimos el casco, aparecimos en una sala central donde se seleccionan las misiones. Nuestro guía (el jugador con más experiencia) nos explicó que esta sala también constituye un lugar donde tomarnos un respiro de tanta acción, ya que está llena de objetos que podemos tirar, y en general, un montón de cosas divertidas con las que trastear un rato.

    A continuación, nos embarcamos en una misión, en la que pudimos comprobar que los enemigos eran mucho más variados que los que habíamos visto antes. Como era de esperar, nos encontramos con las arañas de siempre, pero también vimos enormes arañas explosivas, robots con diferentes tipos de armas, drones voladores, robots de proporciones descomunales y muchos más. Por supuesto, para derrotar a cada tipo de enemigo, tendremos que optar por estrategias diferentes.

    En cuanto a las armas, existen cinco tipos: un fusil de precisión de larga distancia (o sea, un rifle francotirador), un fusil de asalto, un rifle de plasma, un fusil de agujas y una escopeta. A estas armas, hay que sumarles las granadas, que, obviamente, causarán mucho más daño si las lanzamos con un lanzagranadas. Cada arma posee sus puntos fuertes y débiles. Por ejemplo, el fusil de precisión tiene que recargarse de forma manual pulsando un botón que se encuentra en el lateral del mando, algo que no ocurre con el fusil de asalto.

    Ya que hemos mencionado el botón de recarga, tenemos que decir que su ubicación en el mando nos pareció bastante antinatural, lo que enseguida nos puso de los nervios. Mientras jugamos, el dedo índice izquierdo se sitúa sobre el gatillo (os recordamos que hablamos de personas diestras) y el botón de recarga está situado arriba a la derecha con respecto a este, por lo que presionarlo resulta bastante incómodo. Al final, nos estaba dando semejante dolor de cabeza que acabamos por no utilizar el arma con recarga manual. Se supone que el botón tiene que estar un poco a desmano, ya que la recarga manual es una de las desventajas de usar el rifle francotirador, pero nos ha parecido que está demasiado apartado.

    A pesar de este detalle, usar las armas es muy satisfactorio, tanto que incluso experimentamos uno de esos momentos como cuando usas una pistola de paintball, o algo parecido, y cierras un ojo para ver por la mira, sacando un poco la lengua para concentrarte mientras intentas realizar el disparo perfecto. Esto no es más que una prueba de lo mucho que consigue sumergirnos en la acción el Mando pistola VR, que se comporta igual que un arma de verdad en el juego, algo que resulta si cabe más impresionante si tenemos en cuenta la precisión que se requiere de un mando pistola en un shooter en primera persona de realidad virtual.

    Es cierto que adaptarse al sistema de movimientos lleva su tiempo, pero no decimos esto como una crítica, sino todo lo contrario. Como jugadores, estamos tan acostumbrados a usar mandos para todo, desde apuntar a moverse por los escenarios, que al jugar a Farpoint tendremos que volver a aprender cómo realizar muchas de estas acciones. Más de una vez, cuando nos disparaban en la cara, empezamos a pelearnos con el mando buscando el botón para agacharnos, antes de caer en la cuenta de que lo único que teníamos que hacer era precisamente eso: agacharnos, en la vida real. Es algo a lo que lleva un tiempo adaptarse, igual que a girarnos de verdad, pero al final terminamos sumergiéndonos por completo en la acción, tanto que en un momento incluso intentamos irnos andando.

    Al igual que la primera vez que lo probamos para nuestro avance, el juego funciona de muy bien desde el punto de vista técnico. Disparar sienta de maravilla y el uso de las armas resulta de lo más fluido, algo que hay que agradecerle, más que nada, al mando pistola. No hay nada más guay que estar jugando con un compañero y ver su cabeza moviéndose como si de verdad estuviese dentro del juego. Lo único que resulta un poco extraño es que, al desplazarse con un stick analógico, muchas veces los jugadores se ven un poco raros, como si la parte de arriba estuviese separada de la de abajo (que lo está, de hecho).

    En resumen, Farpoint es superdivertido y, probablemente, la mejor de las experiencias que llegarán próximamente en PSVR. Para lograr esta hazaña, la clave ha encuentra en su estupendo sistema de manejo de armas propio de un shooter en primera persona, que los chicos de Impulse Gear han conseguido reproducir a la perfección en su versión para realidad virtual. Desde siempre, los jugadores han soñado con un shooter en el que poder disparar con armas potentes en realidad virtual, en lugar de tener que conformarse con alternativas menos satisfactorias, como las pistolas láser o de paintball. Farpoint ha hecho realidad este sueño, y no nos cabe duda de que el modo cooperativo tendrá muchísimo éxito por esa misma razón. No pasaría nada si se incluyese algún arma más, pero una vez pillamos el ritmo y aprendemos a movernos y disparar, Farpoint tiene potencial para convertirse en una experiencia totalmente inmersiva y llena de diversión.

    Y además de Farpoint...

    The Persistence

    Otro de los títulos a los que jugamos, o más bien medio jugamos, en la presentación de PSVR fue The Persistence, un juego de terror y ciencia ficción desarrollado por Firesprite Studios. Decimos que "medio jugamos" porque en la demo que nos presentaron en Londres contaba con dos elementos bien diferenciados.

    El primero de esos elementos era el juego en sí, constituido por nuestra aventura en una nave generada de forma procedimental plagada de monstruosidades creadas por el mismo aparato, que intenta revivir a los que en su día formaron parte de la tripulación. Nuestra misión consiste en recorrer la nave y evitar a los monstruos o eliminarlos con armas cada vez más potentes que obtendremos a medida que vayamos avanzando.

    El segundo aspecto que nos mostraron fue la aplicación para móviles, con nos permite seguirle la pista al jugador que lleva el casco. En la aplicación, se muestra el mapa actual, así como la localización de los enemigos y objetos, así que podemos ayudar a jugador indicándole dónde están o guiarlos hacia el peligro... depende del tipo de persona que seamos.

    The Persistance nos pareció bastante divertido. Nos gustó mucho el detalle de poder utilizar células madre cuando morimos para mejorarnos. También comprobamos que hay bastantes armas, entre ellas una que transforma a los enemigos en aliados durante un corto periodo de tiempo, pero la verdad es que no sabemos cuántas horas podríamos sacarle a este título. Las bases del juego parecen estar bien asentadas y no hay duda de que da bastante miedo, pero habrá que ver si tiene suficiente contenido como para garantizar una duración decente.

    Korix

    Korix es un juego con una premisa muy sencilla: solo tenemos que sentarnos en una silla con un mando de movimiento Move en la mano y empezar a situar objetos para defender nuestra base mientras colocamos otros para atacar la base enemiga, que está situada en el lado opuesto de un mapa angular.

    Al no haber un tutorial, nos llevó dos intentos comprender las bases del juego y lo que teníamos que hacer, pero es fácil una vez descubrimos cómo funciona: básicamente, contamos con unos trabajadores que utilizamos para obtener energía, que luego nos sirve para comprar objetos. Poco a poco, conseguiremos más trabajadores, lo que nos permitirá obtener objetos más avanzados. Dependiendo de la dificultad, las partidas se pueden hacer algo cortas, pero en todas ellas deberemos gestionar nuestras inversiones lo mejor posible, ya optemos por protegernos las espaldas o por lanzarnos como fieras a la yugular del enemigo.

    Todo el juego se controla con el mando Move. La cruz, el cuadrado, el círculo y el triángulo nos permiten situar diferentes categorías de objetos en el tablero. Dicho así, parece sencillo, pero nos molestó bastante que cuando seleccionábamos algo en el menú no apareciese o que cuando pasábamos sobre un icono el menú se cerrase solo. Lo de colocar objetos, eso sí, era bastante fácil.

    Korix es un juego de estrategia sencillo y entretenido. Es genial ver a nuestros soldaditos, con ese aspecto que nos recuerda a Tron, dando guerra por un tablero de colores neon. Sin duda, en un mapa más grande y con más enemigos, las batallas tácticas podrían ponerse realmente tensas. Ojalá el menú fuese un poco menos lioso...

    StarBlood Arena

    El juego del estudio WhiteMoon Dreams nos pone en la misma situación que muchos otros títulos de realidad virtual: la cabina de mandos de una nave espacial. En StarBlood Arena, nuestra misión consiste en luchar contra otras naves, todo ello con los giros y movimientos de 360 grados que son de esperar en un ambiente sin gravedad.

    Ya al empezar, nos sonó la primera alarma: el juego marea. Aunque a nosotros no llegó afectarnos, no nos extrañaría que a otra gente sí le pasase. Lo que sí que nos resultó muy molesto fueron los controles, ya que pilotar en 360 grados no resulta nada fácil. Supuestamente, la función de giro tendría que ponérnoslo más fácil, pero si tenemos en cuenta que para usarla hay que utilizar los gatillos L1 y R1 y el stick derecho, la cosa es de todo menos sencilla.

    El sistema de armas también nos dejó bastante confundidos. Cada botón (cruz, cuadrado, triángulo y círculo) tiene asignado un ataque, pero en la práctica todos parecían iguales. Además, no había ningún tipo de indicación en pantalla de qué hacía cada ataque, por lo que al final acabamos aporreando los botones.

    StarBlood Arena nos parece un arena shooter de naves espaciales normalito con controles en realidad virtual de 360 grados, excepto que estos resultan más liosos que intuitivos y que la diversión que podría habernos ofrecido se fue tras pasarnos como 30 segundos deambulando por unos mapas demasiado amplios buscando enemigos con los que luchar.

    Experiencias de Realidad Virtual

    Después de la sesión de pruebas que os hemos descrito arriba, nos enviaron copias de Cocos: Shark Island, First Life, Atomic Ghost Fleet y Virry VR. Los tres primeros son en realidad experiencias interactivas, más que juegos, aunque Virry VR nos lleva a un safari africano y nos permite explorar un poco los alrededores.

    En estas experiencias de realidad virtual, podremos sumergiremos bajo las olas del mar o conocer los orígenes de la vida. Sin duda, son bienvenidas, ya que proporcionan a los jugadores algo diferente más allá de los juegos. Si buscáis sacarle más partido al casco PSVR, estás experiencias son una buena opción.

    Atomic Ghost Fleet y Cocos: Shark Island nos muestran grabaciones en imagen real en 360 grados y tienen un precio similar (4,49€). En First Life, que está narrado por el conocido presentador de documentales británico David Attenborough, nos embarcamos en un recorrido interactivo a través de los orígenes de la vida en nuestro planeta que nos hará sentir como si estuviésemos visitando un gran museo.

    Por último, Virry VR muestra algunos atisbos de interactividad en nuestro viaje por distintos rincones de África. Podremos acercarnos a los animales o admirar el paisaje, pero tampoco esperéis tener mucha libertad para explorar este fascinante continente.

    Fuente original: Gamereactor.es

publicidad
PUBLICIDAD