• Star Wars Battlefront II

    14/11/2017 00:01 // Mike Holmes Comparte en facebook Comparte en twitter Comparte en google plus Comparte en tuenti

    ¿Ha influido demasiado el Lado oscuro de la Fuerza en esta secuela?

    Autor: Mike Holmes - Gamereactor.es

    Lo que todo el mundo le pedía a Star Wars Battlefront era un modo historia, algo con para un solo jugador que acompañase las partidas online. No se puede negar que EA escuchó la crítica y se lo tomó en serio, porque puso a dos estudios a trabajar en algo así para la secuela, Criterion y una EA Motive de la que se esperaba mucho. También se pidió que las expansiones del multijugador llegaran a todo el mundo gratuitamente y se concedió, aunque fuera a cambio de un sistema de micropagos.

    No encanta que EA y DICE decidieran olvidarse del pase de temporada en Star Wars Battlefront II porque así se va a conseguir que toda la comunidad permanezca unida mientras el juego viva en las redes. Lo mismo que esa campaña, porque no es maravillosa pero se deja jugar y pone pegamento a todas las partes de todo este mogollón de contenido. Dicho esto, no nos queda nada claro que este shooter de ciencia ficción sea un paso adelante claro respecto al original, sobre todo porque hay un par de áreas que no están tan bien como deberían.

    Vamos a empezar precisamente con el modo en solitario, en el que se han tomado la libertad de reunir a un grupo de personajes históricos con algunos de nueva creación. El principio de la historia nos ha encantado, cuando aparece Iden Versio para ponerse al mando de ese unidad de élite del ejército imperial llamada Escuadrón Inferno. Ha sido una buena idea llevar al jugador al otro bando de esta batalla con dos partes tan clara para enfrentarse por una vez a la Rebelión.

    El periodo histórico va asociado a Star Wars VI: El Retorno del Jedi, y como en Rogue One y el Episodio VII, Una nueva esperanza, se nota que se han esforzado mucho por intentar enlazar los hechos con lo que todo el mundo ya conoce. Hay guiños por todos lados y algunas escenas de vídeo que van a dejar a los aficionados a la Guerra de las Galaxias muy satisfechos. El guión es capaz de brillar por momentos, capaz de ofrecer algunas escenas entre misiones que te pegan a la pantalla.

    Es un pena, sin embargo, que muchas de las misiones sean tan corrientes, e incluso aburridas por culpa de los objetivos planteados en algunas de ellas. Más allá de los diálogos entre personajes carismáticos metidos ahí por 'fan-service' y algunas localizaciones espectaculares, las propias partidas son vulgares. En términos generales, la estructura de niveles es de lo más simple, sin ningún tipo de intención por innovar o sorprender. Que nos llegue esto justo después de un título como Wolfenstein 2 es toda una desgracia, porque el problema no son los shooters con modo historia, es hacerlos mal.

    El otro problema son los cortes de ritmo constantes. Vale que nos apetezca meternos en la piel de algunos personajes que hemos admirado durante años por sitios que nos encantaría recorrer por nosotros mismos, pero de la forma que está hecho aquí queda deshilvanado. Por eso mismo las misiones de Iden y su secuaz Del son las mejores por mucho que el resto también tenga su momento estelar. Tampoco vamos a decir que sea un desastre, ni mucho menos, pero teníamos tantas esperanzas puestas en este modo historia de Battlefront 2 que sí es decepcionante.

    También hay un modo Arcade que ofrece 16 misiones basadas en objetivos en las que vas cambiando de bando. Es curioso jugar en algunos mapas desde la otra perspectiva. Consisten en combatir contra oleadas de enemigos o en acabar con un número concreto de oponentes, por poner un par de ejemplos, y además se pueden completar en cooperativo. Pero no tiene el tirón del multijugador online, que es el que será decisivo para enganchar a la gente y que se quede unos cuantos meses jugando a diario o de vez en cuando.

    Prácticamente todo lo que tiene que ver con el online de Star Wars Battlefront 2 es genial. Las propias partidas a tiempo real, los sistemas que han introducido para fomentar el juego en equipo, los planteamientos en torno a los héroes y el énfasis en el combate aéreo. Todo se conjuga con un refinamiento exquisito. El inconveniente es que a su alrededor flota un sistema de micropagos y cajas de loot que roza peligrosamente (y ya veremos si llega a tocar) con el 'pay-to-win'. De momento, con una cantidad limitada de jugadores, podemos decir que hay un equilibrio en la Fuerza, que no se aprecia un impacto negativo real que nos haga parecer jugadores de segunda frente a quienes sí se están gastando dinero en comprar ítems o personajes.

    Insistimos, habrá que ver con el tiempo cómo evoluciona esto porque también se consigue dinero ingame grindeando, un añadido de última hora gracias a las presiones tras la beta que puede acabar por salvar al juego. Pero no cabe duda de que quienes gasten dinero en comprar cajas de loot para conseguir Cartas Estelares van a progresar más rápido en sus partidas.

    A partir de aquí, todo son elogios para el trabajo de DICE. El modo Asalto de cazas estelares es una maravilla en la que dos equipos de doce personas combaten en varios escenarios aéreos. Qué sensación de control de la nave y de dominio de la batalla ha logrado Criterion para un formato que podría ser totalmente kamikaze como hemos visto en otros juegos de naves. El Asalto Galáctico va a seguir siendo el pan de cada día, pero no es tal y como lo conocíamos, hay un cambio sutil que funciona muy bien. Ahora con las partidas se obtienen puntos de batalla que después hay que gastar en desbloquear clases avanzadas y héroes en la segunda parte del duelo, así que ya no es todo tan aleatorio.

    Para sacar un poco más de jugo a esos personajes estrella hay un modo a ocho de buenos contra malos, aunque parece ser que hará falta echar muchas horas para conseguirlos sin pasar por el aro. Y aún quedan otros modos de juego inferiores para pasar el rato o para cambiar de vez en cuando de aires. Todo, siempre, con una buena selección de mapas que, no hay que olvidar, va a ir creciendo de forma gratuita.

    Hay un concepto que se repite en todos ellos, una decisión de diseño brillante, que consiste en hacer reaparecer a varios jugadores juntos. Está provocando que se formen automáticamente pequeños batallones, la mejor forma posible de fomentar la cooperación real. También hay Cartas Estelares para usar con compañeros, sin olvidar que las cuatro clases de personaje iniciales se ven ampliadas si se consiguen más puntos ingame, incluso se pueden desbloquear héroes. Y nunca pasa de moda ver a Yoda rebanar cuerpos con un sable láser.

    Hay decenas de soldados, personajes y elementos de escenarios mezclándose en todo momento por la pantalla y sin embargo nunca se convierte en un batiburrillo. Gracias, por supuesto, a unos gráficos espectaculares y súper nítidos que permiten apreciar hasta el más mínimo detalle y matiz de cada clase de cada ejército. Sus animaciones también son excelentes con alguna excepción en movimientos cuerpo a cuerpo, y como ya comentamos antes hay escenarios que te dejan anonadado por su fidelidad y su calidad de recreación. El audio acompaña en este despliegue técnico gracias a una banda sonora que ya nos ha calado, aunque algunos cambios en los efectos de sonido de los disparos láser que han sido para peor. Es solo un pequeño lunar en un trabajo majestual.

    Desde luego que esa campaña decepcionante no es suficiente para echar a perder todo lo bueno que tiene Star Wars Battlefront II, sencillamente ha impedido que el juego diera ese paso adelante que se esperaba para convertirse en una obra maestra. Porque su multijugador online funciona a la perfección sobre unos apartados técnicos imperiales (si se nos permite el chiste fácil). Solo esperamos que esas microtransacciones no lo arruinen con la injusticia de que gane el que más dinero tiene y no el que juega mejor, aunque por suerte eso no lo hemos apreciado.

    8/10

    Fuente original: Gamereactor.es

publicidad
PUBLICIDAD