• Sine Mora Ex

    12/11/2017 23:41 // David Caballero Comparte en facebook Comparte en twitter Comparte en google plus Comparte en tuenti

    Sigue siendo un gran juego de naves, pero vemos que el sufijo 'Ex' podría venir realmente de 'expensive'...

    Autor: David Caballero - Gamereactor.es

    Sine Mora me encantó de veras cuando salió hace más de cinco años. Y como este juego que ha salido en 2017 para PS4, Xbox One, PC y ahora Switch es una pequeña 'Ex'-tensión de aquel, os invito directamente a leer el análisis que firmé entonces: así conoceréis al detalle la mecánica temporal del juego y cómo combina un precioso estilo visual con unas situaciones de disparos muy intensas.

    Todos sus valores siguen ahí, y por tanto sigue siendo un genial shoot 'em up de desplazamiento lateral. De aviones, de balas de colorines llenando la pantalla y jefes finales que se salen de la misma. De unos personajes medio animales pero antropomorfos que recuerdan a Blacksad y de una historia de guerra y holocausto que a alguno le picará la curiosidad. De unos juegos de cámara fantásticos y varias ideas muy originales. No llegaba a los máximos exponentes de Treasure o las obras maestras de Saturn y Dreamcast, pero con toda su personalidad húngaro-nipona se convirtió en un nuevo indispensable para los amantes del género, cada vez más desatendidos.

    Adelantando el tiempo hasta este año, siempre fue buena noticia su aterrizaje en las sobremesa actuales con algunos extras, pero me interesaba especialmente ver cómo había quedado en Switch, pues en su día no lo caté ni en Vita ni en móviles (jugué el original de Xbox 360)... y un arcade de avioncitos en modo portátil es de lo más apetecible, ¿verdad?

    La capacidad híbrida de la consola de Nintendo pone la partida en la TV o en cualquier lugar, mientras que en PS4 Pro y PC (a falta de un anuncio similar para Xbox One X) la mejora más visible es el renderizado a 4K y 60fps. Por lo demás, todas las versiones Ex de 2017 comparten los extras, tanto en la presentación como en el contenido. En lo primero hablamos de modo 16:9 a sumar al más panorámico 16:10 del original, voces en inglés a sumar a las divertidas húngaras del primero y una renderización mejorada.

    En cuanto a la chicha, que es lo que realmente marca la diferencia, encontramos nuevos niveles de desafío para los jugadores más hábiles y, sobre todo, un modo cooperativo para jugar las misiones a dobles. Si habéis leído mi análisis de 2012 antes de venir aquí, veréis que era la modalidad que más echábamos de menos: el original pedía a gritos poder jugar con un colega.

    En esta entrega es lo que más valoramos y agradecemos, pero si bien esta posibilidad aumenta la diversión y las horas que podrás disfrutar del producto si lo haces en compañía, en realidad el contenido ha cambiado poco, por no decir nada quitando los interesantes niveles de desafío. Pero antes de llegar a una conclusión sobre esto de las valoraciones, dediquemos unas líneas a la adaptación a Switch.

    El juego se ve bonito y va fluido. Jugar en portátil es una delicia. En tabletop se pierde algo de precisión, y en la televisión te pasará lo mismo si has echado varias partidas en portátil. Parece una tontería, pero el cambio de distancias y tamaños se nota en la puntería, por mucho que pases a unos sticks más sensibles si usas el Mando Pro. Este placer portátil convierte a Sine Mora Ex en un título muy recomendable para cualquier usuario de Switch, pero antes de lanzarte a por él deberás tener en cuenta un par de fallos y el inexplicable asunto del precio.

    Los fallos son pegas ligeras, pero hay que señalarlas. Por un lado, la carga inicial es demasiado larga. Hemos visto juegos más complejos tardar mucho menos en dejarte jugar, pero por algún motivo Sine Mora Ex se toma unos 40 segundos en arrancar (y si las cuentas no nos fallan, la primera versión del software llegaba al minuto), lo que te corta un poco el punto. Por otro, si suspendes la partida (algo que todos hacemos todo el rato con Switch), al volver da un error de conexión 2306-0332 o 0102, algo que tiene que ver con la Wi-Fi y los marcadores online. Ninguna de estas pegas es una molestia mayor, pero denota cierta falta de cuidado y control de calidad al acabar el producto, y es algo que irrita más dado el precio.

    El precio. Sine Mora Ex en Nintendo Switch cuesta 30 euros en digital como descarga desde la eShop y hasta 40 euros en físico. En PS4 y Xbox One se puede encontrar por 20 euros, pero es que en PC cuesta 10 euros (o es una expansión gratis si compraste el original). Esto, por muy divertido que sea jugar a las naves en modo portátil, hace muy difícil su recomendación. Entre las decisiones de publicación de THQ Nordic y los precios de los cartuchos de Nintendo han conseguido que la versión que podría ser la más atractiva de todas se erija como otro ejemplo de sobrecoste exagerado, alentando a esperar a las rebajas.

    Dominar el stick analógico, controlar el tiempo, posicionarse bien en pantalla, calcular las hitboxes y empezar a subir del rango E en sus siete niveles sigue siendo una experiencia shoot 'em up muy sabrosa, pero por ahora Sine Mora Ex sólo vale lo que cuesta fuera de Switch. 7/10

    Fuente original: Gamereactor.es

publicidad
PUBLICIDAD