• Danganronpa V3: Killing Harmony

    17/10/2017 18:08 // Sam Bishop Comparte en facebook Comparte en twitter Comparte en google plus Comparte en tuenti

    Hay que volver a jugar a matar y parece que nos lo vamos a pasar muy bien.

    Autor: Sam Bishop - Gamereactor.es

    Hace tiempo que no teníamos una experiencia Danganronpa como las de antes. Es cierto que desde que se estrenó la segunda parte en 2012 hemos tenido la serie de anime Danganronpa 3: The End of Hope's Peak Academy y el recopilatorio Danganronpa 1/2 Reload con las dos primeras entregas, pero iba tocando saber qué es lo que realmente ofrece este tipo de juego a esta generación. Y por fin ha llegado gracias a Danganronpa V3: Killing Harmony, que trae de vuelta el juego de matar. No cabe duda de que su icono, el oso Monokuma, sigue por aquí, aunque en torno a él hay nuevas víctim... perdón, estudiantes.

    El planteamiento es el mismo que en las entregas anteriores. Ese oso malvado capta a un grupo de jóvenes de instituto y les propone que se podrán ir de rositas si matan a un compañero sin ser descubiertos o si consiguen descubrir quién es quién ha matado a uno de sus compañero. En caso contrario, no podrán graduarse. Así que aquí la cosa empieza igual, con ellos despertándose y dándose de bruces con este plan psicópata. Además, como siempre, la partida se divide en las fases de Exposición (para avanzar en la historia y crear vínculos con otros presonajes), Investigación (tras un asesinato) y Juicio Escolar.

    Spike Chunsoft se ha ganado buena fama por los personajes que ha sido capaz de crear, y en este caso estamos ante el plantel más excéntrico de todos. Por aquí andan el 'Antropólogo Definitivo' Korekiyo Shinuji (este es bueno) o el 'Robob Definitivo' K1-B0, conocido como Keebo. Todos con personalidades muy distintas y también un aspecto propio. También es la primera vez que controlamos a una protagonista femenina, Kaede Akamatsu, y se agradece.

    Danganronpa V3 es, sin embargo, el juego más oscuro de la serie y lo vais a ir descubriendo al comprobar cómo se van desarrollando algunos acontecimientos. No penséis que por eso no va a faltar su humor, pero esta vez está mezclado con un tono más siniestro y lo vais a notar sobre todo en lo que vais a descubrir de algunos personajes. Para una serie que se basa en la lucha entre esperanza y desesperación, al final resulta que el último aspecto aparece con más frecuencia que el primero. Y, sin más explicación, adelantamos que tiene un final fantástico.

    Lo que también te llama la atención en las primeras partidas de esta nueva entrega es su aspecto visual. Seguimos visitando un mundo tridimensional poblado por personajes en 2D, pero está mucho más trabajado que antes. La interfaz de usuario está bañada en un brillo neón, por ejemplo, y se han utilizado bocadillos para resaltar las onomatopeyas de una forma que nos recuerda en cierto modo a Persona 5. Han pasado cinco años y la diferencia es notable en todo, también en la definición de personajes y escenarios (hemos jugado en PS4).

    No podemos contar mucho más sobre el propio juego sin caer en el destripe, es lo que tienen las novelas visuales, pero al menos sí podemos decir lo que es novedoso. Como nos contó el creador de la serie, Kazutaka Kodaka, han hecho hincapié en las mentiras y en la verdad, así que puedes usar el perjurio en los juicios. Aunque era un concepto interesante, esa capacidad de moldear la verdad para proteger a alguien o para perseguir se ha quedado en un detalle sin explotar, que solo vas a usar unas cuantas veces. Y es una pena porque sirve para cambiar las cosas cuando faltan pistas.

    Otra de las novedades era la posibilidad de golpear cosas en el escenario para recibir monedas de juego (se usan para comprar regalos para tus compañeros), así como los minijuegos nuevos para los Juicios, que más bien podría decirse que son reciclados. De todas las mecánicas actuales para dentro de las clases, realmente la más interesante los debates de pánico, en los que tres personas hablan a la vez y tienes que apañártelas para descifrar sus mensajes y encontrar el punto en el que flaquean para poder refutarlo.

    En resumen, que hay mucho contenido nuevo y multitud de pequeños detalles o renovaciones que sirven para revitalizar y refrescar un núcleo de gameplay que se mantiene estable, fiel a sí mismo. Aunque también hay algún cambio que es totalmente inútil y que ha sido creado como la panacea, como por ejemplo la voz de reacción. Mientras hablas con alguien puedes desplegar una rueda con el stick derecho que te ofrece varias líneas con las que interpelar, ya sea para estar de acuerdo o no, con un tono positivo o negativo. Pero es que no afectan prácticamente nada a la partida, es tan solo una opción estética que sirve para colar ahí las palabras, de relleno. Otra cosa hubiera sido que sí tuviera algún efecto en los hechos.

    No hemos hecho recuento de cuándo ha durado nuestra, pero seguro que han sido más de 20. Es cierto que hoy en día se valora mucho la duración, pero no puede ser de cualquier manera, y en este juego hay fases que se hacen largas. Como por ejemplo la presentación y la despedida de los hijos de Monokuma, los Monokubs. La animación se lanza una y otra vez, algo totalmente innecesario. Es cierto que solo es un pequeño lunar en un juego que está en general muy bien.

    Muy satisfechos, así hemos quedado con este Danganronpa V3: Killing Harmony que Spike Chunsoft nos trae para recibir al frío y quedarnos en casa jugando bajo la manta. La espera ha merecido la pena, excepto para esos pobres inocentes que van a morir como parte de un juego. Buenos personajes, algunos de los mejores juicios de la serie y un final que puede que cree división de opiniones, pero el viaje hasta él merece la pena.

    9/10

    Fuente original: Gamereactor.es

publicidad
PUBLICIDAD