• Cars 3: Hacia la victoria

    10/08/2017 20:00 // Mike Holmes Comparte en facebook Comparte en twitter Comparte en google plus Comparte en tuenti

    "Concéntrate. Velocidad. Soy veloz. Un ganador, cuarenta y dos perdedores. Yo desayuno perdedores".

    Autor: Mike Holmes - Gamereactor.es

    Aquellos tiempos en los que nos bombardeaban con horrorosos juegos basados en películas están empezando a quedar en el olvido, por lo que parece y celebramos. El punto de inflexión ha llegado al darse cuenta las compañías de que podían ganar tanto dinero con los videojuegos como con las películas, así que empezaron a tomárselos más en serio. Por lo menos esa es la impresión que tenemos después de haber jugado a Cars 3: Hacia la victoria, un juego de una calidad inesperadamente digna, teniendo en cuenta los precedentes.

    No se llevará ningún premio por innovación u originalidad, pero si estás buscando un videojuego de carreras arcade fácil y bastante accesible, no estaría de más que echaras un vistazo al nuevo trabajo de Avalanche Software basado en la película de Disney Pixar. La peli, que también hemos podido disfrutar, va en sintonía con lo que resulta ser un juego sorprendentemente variado que viene con muchos desbloqueos y muchos guiños a la saga Cars. Los circuitos y los coches están sacados directamente o inspirados en el nuevo largometraje, y hay muchos más para desbloquear a lo largo de diferentes eventos. Los coches son muy similares en cuanto a su manejo, pero puedes personalizarlos un poco con diferentes sonidos de claxon, o llamas de colores que surgen al pisar el acelerador y demás.

    Las carreras se desarrollan en una selección de tipos de juego principales. Hay un modo carrera bastante estándar, además de eventos llenos de escenas acrobáticas, carreras de combate, y un modo eliminación lleno de bots, y siempre puedes intentar marcar una vuelta más rápida si prefieres evitar la distracción de los oponentes controlados por inteligencia artificial. Tienes una enorme selección de cosas para hacer: participar en etapas maestras, una zona de mundo abierto llena de eventos y rampas para hacer trucos, y hasta un multijugador para cuatro corredores a pantalla partida.

    Si las carreras no son lo suficientemente buenas no importa que tengas un montón de eventos donde escoger, pero Cars 3 ofrece una experiencia al volante perfectamente aceptable. El drifting (los derrapes) es un poco angular y los corredores están un poco apelotonados a veces, pero dejando eso a un lado, las carreras son muy accesibles, lo que es ideal para los jugadores más pequeños. Conducir sobre dos ruedas, marcha atrás, dar vueltas por las esquinas o chocarte contra barriles en la pista carga el turbo, que después podrás gastar para impulsarte e ir en cabeza. Querrás contar bastante con esta ventaja, así que harás bastantes trucos, lo que puede llevar a que la carrera tenga un aspecto un tanto raro, con coches yendo al revés, algunos sobre dos ruedas, y otros empujándose mutuamente. Una locura digna de Pixar.

    Una de nuestras partes favoritas del juego son las armas. Tienes un montón de maneras de cargarte el progreso de tu oponente. Con un cohete en el tubo de escape debería ser suficiente, pero también puedes dispararles lo que solo podemos describir como morteros, o arrasar a tus compañeros con un spray de balas (padres preocupados, no hay metal retorcido ni pérdidas de aceite por las que preocuparse). A nadie le extrañará que este aspecto no esté tan bien ejecutado como en Mario Kart 8 Deluxe, pero está lo suficientemente bien para justificar la inclusión, aunque se haga un poco raro ver a Rayo McQueen, normalmente tan simpático, disparando cohetes a los corredores.

    Los circuitos en sí mismos están bien, tienen muchas rutas, rampas, atajos, secretos escondidos y muchos detalles extraídos de la película. A los fans les va a encantar poder rodar por las mismas pistas que los personajes del cine, y hay una buena selección de estas para competir (incluidas algunas sacadas de antiguos juegos de la saga Cars). Todo tiene un aspecto muy decente, y aunque los gráficos del juego quedan aún un poco lejos de la calidad de Pixar, han hecho un buen trabajo dándoles vida a los personajes.

    Aunque hay carreras individuales y eventos maestros que parecen batallas de jefes (que son bastante difíciles teniendo en cuenta el público meta para un juego así), las copas son realmente el mayor desafío (especialmente si no tienes la dificultad en fácil). Correrás en estas diminutas competiciones y conseguirás puntos conforme ganes eventos. Inicialmente parece que este modo será más de lo que realmente acaba siendo y finalmente las copas terminan resultando muy corrientes.

    Corriente es una palabra con la que tendrás que enfrentarte en las carreras en general. Por muy bien que esté, el rubberbanding (llevas a los rivales siempre pegados) y una sensación de la acción demasiado equilibrada, sobre todo cuando juegas en una dificultad para niños, hacen que parezca que a Cars 3: Hacia la victoria no le han quitado aún los ruedines. Lo único que se nos resistió fueron las piruetas, resulta que no somos los mejores cuando se trata de conducir marcha atrás. También puedes subir la dificultad para conseguir un reto más adulto, pero hacer esto saca a relucir más los fallos del juego (teniendo esto en cuenta, hemos calificado este juego para niños, no para corredores profesionales).

    Es una pena, pues, que Avalanche no arriesgara más y creemos que haberlo hecho habría resultado en una experiencia general más exigente y emocionante. Hay mucho que ver y hacer, y los jugadores jóvenes van a disfrutar la cantidad de eventos, pistas y coches desbloqueables disponibles (aunque se podría haber hecho más). Los fans de la saga disfrutarán en compañía de Rayo y sus amigos, aunque nos ha decepcionado un poco que no apretaran un poco más las tuercas para hacer que Cars 3: Hacia la victoria fuera el complemento perfecto en forma de videojuego no solo para la película, sino para toda la franquicia Cars. 7/10

    Fuente original: Gamereactor.es

publicidad
PUBLICIDAD