• Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia

    16/05/2017 17:00 // Ignacio Reinosa Comparte en facebook Comparte en twitter Comparte en google plus Comparte en tuenti

    El retorno a las raíces de la saga significa curiosamente la introducción de elementos innovadores.

    Autor: Ignacio Reinosa - Gamereactor.es

    La saga Fire Emblem está viviendo uno de los mejores y más prolíficos momentos de su historia, en parte por su más que buena relación con Nintendo 3DS, donde acumula tres títulos (si no contamos el ramificado Fates como varios). A pesar de que a la franquicia de estrategia le costó arrancar su éxito en occidente, en la actual portátil de Nintendo ocurrió su "despertar", que marcaría un ritmo de anuncios y juegos como nunca la saga había vivido.

    Con este panorama llega a Nintendo 3DS el que será por ahora el último Fire Emblem de la portátil (sin contar el spin off de acción Fire Emblem Warriors). Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia es nada más y nada menos que el remake del segundo Fire Emblem, que vio la luz en NES (en Famicom) hace más de veinte años, y que nunca llegó más allá de tierras niponas. Intelligent Systems y Nintendo asumen con este título el reto de "reconciliar" las raíces de la saga con esos elementos que la han hecho triunfar en Awakening y Fates, combinando todo esto con los elementos que hicieron a su original totalmente innovador. Pero, ¿logra conquistarnos, o se queda en tierra de nadie?

    Una vuelta a las raíces

    Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia es un remake de Fire Emblem Gaiden, segundo juego de la franquicia que se estrenó hace la friolera de 25 años. La reedición para Nintendo 3DS no solo se mantiene fiel a su original, sino que pule algunos aspectos como los diálogos o la gestión de inventario o personajes, y por tanto no solo presentando de una forma fidedigna el segundo Fire Emblem, sino mejorándolo en muchos aspectos.

    Al ser un remake del segundo Fire Emblem en ver la luz, los usuarios que conocieran la saga en su apogeo en 3DS con Awakening y Fates van a encontrarse con un renovador retorno a esos orígenes de la saga que para muchos son desconocidos. Esto, sin embargo, significa también que algunos de los elementos más famosos de Awakening y Fates, como es el sistema de matrimonio y emparejamientos de combate, no existen en Shadows of Valentia, donde las conversaciones de apoyo tienen un mero carácter de ambientación y no se traducen en ningún aspecto jugable.

    Todos los elementos que han definido a Fire Emblem como franquicia están presentes en Shadows of Valentia, desde la gestión de un numeroso grupo de héroes con sus diferentes clases y habilidades hasta la muerte permanente, con la accesible opción de hacerla reversible como se incluyó en Fire Emblem Awakening, quedando así un reto a la altura de las expectativas de cada tipo de jugador.

    Uno de los aspectos más potentes de este Shadows of Valentia es su narrativa y sus personajes. Al no depender de las relaciones que el jugador cree entre ellos, cada uno de los actores de la historia tienen un trasfondo muy definido. Desde el inicio transmiten la sensación de ser personas reales implementadas en la historia, con sus aspiraciones, objetivos y debilidades, y la inclusión por primera vez en la saga de doblaje íntegro de las escenas de diálogo dota de vida a los personajes, los hace interesantes y en definitiva hace que la historia sea muy atractiva e inmersiva, probablemente la historia de Fire Emblem que más nos ha implicado en los últimos tiempos, y todo por esos personajes que la hacen creíble.

    Por si aún necesita presentación, Fire Emblem es una serie de estrategia por turnos donde hay que dirigir a un grupo de héroes con diversas clases y habilidades para enfrentarse a ejércitos enemigos. En este caso, se han reequilibrado las unidades, impidiendo que se dieran situaciones 'injustas' donde un solo personaje del jugador pueda completar un mapa en solitario. Ahora casi ninguna unidad es capaz de acabar con un enemigo de un solo golpe, así que hay que coordinar con mayor estrategia los ataques a distancia y las cargas y retiradas, exigiendo algo más de finura en los tiempos y aproximaciones por parte del jugador. Por este toque podemos decir incluso que Shadows of Valentia es más profundo y más divertido que sus hermanos de Nintendo 3DS, incluso en los modos más fáciles.

    Con originalidad exclusiva

    Pero Shadows of Valentia es mucho más que "el nuevo Fire Emblem". Resulta que el Fire Emblem Gaiden original trascendió como una entrega en la saga muy atrevida e innovadora, que introdujo unos elementos que fusionaban la estrategia por turnos con rol más tradicional, que por desgracia no perduraron en la franquicia, pero que hicieron que tanto Gaiden como hoy Shadows of Valentia tengan un carácter muy propio que lo diferencia de todos sus hermanos. Por esto podemos decir que, si bien Shadows of Valentia representa una vuelta a las raíces, también incluye su propio contenido exclusivo, creando un cóctel único que sorprenderá a jugadores novatos y veteranos por igual.

    El juego divide su experiencia en 3 tiempos distintos. Por un lado está el mapa del mundo, presentado en forma de fases, al más puro estilo Super Mario World. Cada fase representa una batalla de uno de los dos personajes protagonistas, Alm y Celica. Es el momento de gestionar el inventario y preparar al grupo para las batallas. Cada personaje puede portar un solo objeto, no como en otros juegos que podían llevar varias armas. Cada una de las armas y escudos gozan de ilimitados usos y ofrecen al personaje que las lleva cambios en sus atributos, con un estilo rolero que sienta bastante bien al juego.

    Tras la preparación llegan las batallas. Se trata del aspecto del juego que menos ha cambiado y que más reconocen los jugadores. Por turnos, las unidades se mueven por las casillas del mapa mientras atacan o defienden. El mayor cambio en este aspecto es el uso de la interfaz más clara que Intelligent Systems ha perfeccionado en Nintendo 3DS, quedando toda la información pertinente sobre las unidades y los resultados del combate muy claros en pantalla durante toda la batalla.

    Es conocida por todos los jugadores de Fire Emblem la sensación de abatimiento al morir permanentemente uno de los miembros del grupo. Aunque en ningún lugar está escrita esa regla, esto significaba volver a empezar ese episodio, con la repetición y el cansancio que eso solía conllevar. Esto no ocurre en Shadows of Valentia por dos motivos: el primero es que las batallas son más cortas, de no más de media hora, en mapas más pequeños, pero no por ello menos complejas o intensas. El segundo motivo es que, gracias a un objeto que se obtiene en la historia, se puede retroceder en el tiempo uno o varios turnos cierto número de veces por batalla, pudiendo revertir la muerte de un personaje o un daño crítico recibido.

    Finalmente, está uno de los elementos que hacen a Shadows of Valentia la experiencia rolera que es. Se trata de la exploración de pueblos y mazmorras. En los pueblos se puede conversar con diferentes personajes, visitar herreros, obtener nuevos objetos y recibir misiones secundarias, que se podrán completar en batallas o mazmorras. Las mazmorras son algo más profundas, y requieren de exploración en tercera persona, realizando una pequeña batalla cada vez que aparece un monstruo aleatorio. Las mazmorras están llenas de cofres y recompensas opcionales, y permiten pasarlas de forma rápida para continuar la historia o con detenimiento para obtener los mejores objetos y puntos de experiencia. Una vez más, la experiencia depende del tipo de jugador.

    ¿Conquista Valentia nuestras consolas?

    Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia es un título que nos retrotrae a las raíces de la saga y a la vez introduce sus propias fórmulas, y aunque puede parecer arriesgado funciona con solvencia. Intelligent Systems ha desarrollado ya tres títulos de la saga para Nintendo 3DS, y se nota en la maestría alcanzada la implementación de mecánicas y de interfaz. Podemos decir sin miedo que la conjunción de sistema, estrategia pulida, narrativa con personajes potentes y todas esas novedades roleras que hicieron a Fire Emblem Gaiden el título 'valiente' de la franquicia convierten a Shadows of Valentia en el mejor de la portátil de Nintendo, en un título sobresaliente que está llamado a hacer las delicias de aficionados veteranos y novatos, y que esperamos abra las puertas de occidente a nuevas entregas de Fire Emblem Echoes, con esos seis títulos de la franquicia que nunca salieron del territorio nipón. 9/10

    Fuente original: Gamereactor.es

publicidad
PUBLICIDAD