• Late Shift

    21/04/2017 18:00 // David Caballero Comparte en facebook Comparte en twitter Comparte en google plus Comparte en tuenti

    Si fueras tú el protagonista de una película, ¿qué harías?

    Autor: David Caballero - Gamereactor.es

    Las decisiones son algo que forma parte de nuestro día a día. El mundo nos obliga a elegir todos y cada uno de los pasos que damos, convirtiéndose en un mecanismo casi automático para la mayoría de seres vivos. Late Shift, la última creación de CtrlMovie que llega bajo la distribución de Wales Interactive, es una experiencia que se centra en ese mecanismo, el de decidir, en una larguísima noche de robos y mafias en Londres.

    Seguramente, más de uno de vosotros ha estado viendo la típica escena de peli de terror, en la que el o la joven de turno se adentra en una peligrosa sala a oscuras, y ha pensado, "pero, ¿qué haces yendo ahí sin nadie más?"; o simplemente se ha enfadado (hasta ese extremo podemos llegar) por la decisión tomada por un protagonista de una serie o filme. Lo que CtrlMovie intenta con su obra es acabar con esa frustración que puede causar el choque de nuestra naturaleza con la imposición de un guion preestablecido. Late Shift es una película, completamente grabada con actores y escenarios reales, pero a la vez un videojuego, aunque más lo primero que lo segundo. El jugador-espectador tiene aquí la libertad de decidir qué debe hacer el personaje principal y ver qué ocurre. Por eso, creo que más que catalogarlo como una de esas dos partes, lo más correcto sería tildarlo de experiencia, o película interactiva, o videojuego peliculero, o qué sé yo.

    La trama de este thriller con tintes noir, porque en el fondo es eso, nos mete en la piel de Matt, un joven que trabaja como aparcacoches para sacar algo de dinero con el que pagarse los estudios. Por azares del destino, se ve involucrado en un robo y en todo un embrollo relacionado con mafias asiáticas que puede acabar muy bien o muy mal. La historia que se nos plantea se ramifica de forma que, desde un punto de partida común para todo el mundo, se puede llegar a siete finales distintos como consecuencia de la ingente cantidad de decisiones que el jugador tiene disponible (más de 180, aseguran sus creadores).

    ¿Crees que puedes escaparte de un atracador?, inténtalo. ¿Te ves capaz de hacer un pacto con unos mafiosos?, adelante. El número de elecciones que debes hacer durante la partida, que puede durar entre una y dos horas aproximadamente, hace que sea difícil que haya dos versiones exactamente iguales de la historia. Por citar un ejemplo, el que escribe estas líneas ha visto escenas en los tráileres que no ha sido capaz de descubrir en las veces jugadas, y también hemos encontrado diferencias comparando con nuestra compañera Fabrizia de Gamereactor Italia.

    Esta amplitud de posibilidades hace más que elogiable la labor del reparto de actores, que se desenvuelven bastante bien (salvo un par) a la hora de interpretar todas y cada una de las escenas. Desde luego, es una pieza fundamental si quieres que un thriller con tantas variables resulte creíble, aunque haya alguna que otra laguna en la trama argumental, y desencadena esa curiosa situación de ver a un personaje, en distintas partidas, expresar emociones totalmente opuestas, y que te lo puedas creer. Será porque parece una película, y estamos acostumbrados a que todo tenga una trama establecida en el cine.

    A pesar de contar con un planteamiento interesante; la gran, grandísima pega que tiene Late Shift, al menos en España, es que no cuenta ni con voces ni con textos en castellano. Sé que el asunto de los videojuegos y las localizaciones es un debate que no termina de llegar a una conclusión (y no es mi intención reabrirlo con esta crítica), y que el inglés que se maneja no es muy complicado; pero tener al menos unos subtítulos en tu propio idioma es algo clave si quieres sumergirte sin problemas en una experiencia de este tipo. Recordemos que en el fondo, esto es casi como ver un thriller y que, además, no todo el mundo domina la lengua de Shakespeare (más cuando aparecen frases hechas o expresiones típicas del inglés); por eso mismo no me parece nada acertado que no se haya incluido este idioma. Por suerte, sus creadores son conscientes de ello y han adelantado a Gamereactor que hay un parche en camino que arreglará este bache.

    Otro detalle que juega en contra de esta película interactiva es esa especie de salto que frecuenta tras cada decisión, al menos en la versión analizada (PS4). Las escenas suelen cambiar con un pequeño desfase después de cada elección del jugador; y sí, es algo breve y que transcurre casi en décimas de segundo, pero es lo suficiente como para ser perceptible. Los usuarios de Xbox One no terminan de salvarse, ya que en su versión (a la que han accedido compañeros de Gamereactor) se aprecian hasta caídas en la tasa de frames en la segunda mitad de la partida. Chocante, si tenemos en cuenta que se trata de reproducir clips de vídeo.

    Estamos acostumbrados a separar los mandos de la gran pantalla, aunque la barrera entre ambos cada vez se está volviendo más borrosa, y lo que nos trae Late Shift es otra forma de hacer que esos dos mundos se den la mano. Puede que, por esta naturaleza tan particular que tiene, se aleje más de lo que es un juego por cosas como no haber una penalización para el jugador por equivocarse (no hay Game Over); pero también hay que tener en cuenta que, realmente, es imposible hacer algo mal. Una decisión errónea repercutirá en Matt o en aquellos con los que se cruce y, al igual que en el cine, siempre hay un desenlace. Sea cual sea.

    Por eso mismo, el auténtico motor que te lleva a volver a jugar es la curiosidad. Ver cómo habría cambiado todo si hubieras decidido no ser egoísta al coger el primer bus, o pelearte con ese que te estaba tentando, es lo que hace que quieras volver a vivir la historia como otro Matt y también aventurarte a preguntar a otro jugador qué decidió en tal o cual momento. Este tipo de cosas solo se pueden hacer cuando tú eliges, cuando eres ese "coreógrafo espiritual" del que el protagonista habla en su monólogo inicial, y es lo realmente interesante de todo este embrollo.

    Late Shift es un trabajo muy interesante. Se aleja de experiencias como las que ofrecen los juegos de David Cage y apuesta por mezclar el cine y los videojuegos con una apuesta que tiende más al formato de película interactiva. Si te gustan los thrillers y siempre has tenido curiosidad por ver cómo podría cambiar una historia por tus propias decisiones, prepárate unas palomitas y dale una oportunidad. 7/10

    Fuente original: Gamereactor.es

publicidad
PUBLICIDAD