Alpine A110 Cup
Versión de competición desarrollada por Signatech con un afinado chasis, motor de 270 CV y 1.050 kg para correr la Europa Alpine Cup.

La vinculación de Renault al deporte del motor es muy importante, con importantes títulos como el Campeonato del Mundo de Rallyes logrado por Alpine en 1973, las 24 Horas de Le Mans en 1978 o el Campeonato del Mundo LMP2 en FIA WEC la temporada pasada. Con la llegada de su nuevo vehículo de alto rendimiento, el Alpine A110, nace en 2018 la Europa Alpine Cup, en la que veremos en acción el nuevo vehículo desarrollado por Signatech con la experiencia acumulada en el Mundial de Resistencia FIA WEC y los productos creados para competición-cliente.
 
Este modelo llega unos días antes de la comercialización del Alpine A110 Premiere Edition, y aprovecha la ligereza del coche de serie para ofrecer unas prestaciones de gama alta con un increíble rendimiento y placer de pilotaje, tanto para principiantes como a los más experimentados. Recibe modificaciones en el chasis, un motor de 270 CV (+18 CV) y 320 Nm de par y con los 1.050 kilos de peso (3,9 kg/CV) promete unas buenas dosis de eficacia y rendimiento.
 
El Alpine A110 Cup, que se comercializará al precio de 100.000 (impuestos no incluidos), evolucionará en el marco de una competición que aúna rigor, profesionalidad y calor humano. Organizada por Signatech y con seis mangas en 2018, la Alpine Europa Cup recorrerá seis de los más grandes circuitos europeos. Esta serie internacional FIA recordará la Europa Cup que se organizó entre 1985 y 1988 con los Alpine GTA V6 Turbo. Los pilotos que deseen participar en la Alpine Europa Cup tendrán que manifestarse pronto, ya que la producción estará limitada a poco más de veinte ejemplares para la primera temporada.
 
Fabricado por la planta Alpine de Dieppe, el monocasco del Alpine A110 Cup se modifica para adaptar la geometría de suspensión, reducir la altura de la carrocería (-40 mm), ofrecer puntos de anclaje para el arco-jaula y adaptar la rigidez a las exigencias de la competición, especialmente el nivel de adherencia que proporcionan los neumáticos slicks. La concepción se ha llevado a cabo en el marco de una colaboración entre Signatech y Renault Sport Racing, que ha aportado su experiencia y sus medios de cálculo al proyecto.
 
En el compartimiento del motor, estas modificaciones se traducen en el montaje de unos largueros específicos. Unidos a la parte trasera del arco-jaula, estas magníficas piezas de aluminio esculpidas en la masa permiten elevar el punto de anclaje de los triángulos superiores. Los triángulos inferiores están fijados en las dos semi bancadas mecano-soldadas que soportan al grupo motopropulsor. En la parte delantera monta una bancada mecano soldada y pletinas de fijación para los triángulos superiores. Los cuatro combinados muelle-amortiguador suministrados por Öhlins son regulables en compresión y expansión.
 
La seguridad activa y pasiva del Alpine A110 Cup ha sido objeto de un cuidado muy especial. Para responder al desafío que supone integrar un arco de acero en un chasis de aluminio, los ingenieros y los técnicos han ideado una técnica inédita. En la fase de ensamblado del monocasco en Dieppe, se integran placas de acero a la estructura que se fijan por pegado y después con pernos y se protegen mediante cataforesis. Estas placas sirven después como puntos de anclaje en los tubos de acero que garantizan la seguridad del piloto.
 
Listo para competir, el Alpine A110 Cup se entrega con una serie de elementos de seguridad de gama alta: asiento baquet Sabelt específico con reposacabezas, arnés de seis puntos compatible Hans, extintor automático, batería seca, cortacircuito…

Fuente: Vida Premium
Público en Facebook

© Diario Público.

DISPLAY CONNECTORS, SL