Opel Insignia GSI
Ligero y deportivo, cuenta con un motor 2.0 turbo de 260 CV y 400 Nm asociado a una transmisión automática de 8 velocidades.

Continuando una tradición que se remonta a más de 33 años, Opel anuncia un Insignia GSI que debutará de forma oficial en el Salón del Automóvil de Frankfurt el próximo mes de septiembre y del que tenemos algunos datos para adelantar a nuestros lectores. Todavía no conocemos el precio de comercialización, pero sí que estará a la venta en España el mes de noviembre, completando por la parte superior la gama del nuevo Opel Insignia que se presentaba el pasado mes de mayo.
 
Los responsables del desarrollo del Insignia GSI afirman que se trata de un coche “más emocional, preciso y eficiente, un coche para disfrutar al máximo de las carreteras” que ha sido construido partiendo de un chasis más dinámico y con un elevado nivel de agarre gracias a un sistema de tracción total que proporciona una gran seguridad en el paso por curva, sobre todo cuando el asfalto se encuentra resbaladizo.
 
El conductor podrá realizar el cambio de marchas desde las levas del volante y dispondrá de una caja de cambios automática de 8 velocidades con modo ‘Estándar’ y ‘Sport’, asociada a un motor 2.0 turbo de cuatro cilindros que entrega una potencia de 260 CV y 400 Nm de par, con un consumo medio de combustible de 8,6 litros y 197 g/km de CO2. Más adelante también habrá un nuevo y potente motor diesel en el acabado GSI.
 
Desde el exterior del Insignia GSI ya se aprecia su carácter deportivo, empezando por las grandes tomas de aire cromadas en el frontal y un eficiente alerón trasero que se encarga de dar la carga aerodinámica necesaria al eje trasero. El interior también se contagia de ese aire deportivo con unos asientos tapizados en piel que han sido desarrollados especialmente para el GSI, un volante deportivo de cuero y los pedales de aluminio que mejoran el agarre.
 
No hay datos sobre las prestaciones, pero sus responsables afirman que “es claramente más rápido en una vuelta al circuito de Nurburgring que el más poderoso Insignia OPC de la generación anterior” que llevaba un motor 2.8 V6 Turbo, y es 160 kilos más ligero, otra de las claves para alcanzar este nivel de deportividad y dinamismo.
 
El chasis ha sido desarrollado en el circuito de Nurburgring, conocido como el ‘infierno verde’. Los muelles son 10 milímetros más cortos y los amortiguadores deportivos especiales se encargan de reducir los movimientos de la carrocería al mínimo, contando con un poderoso equipo de frenos Brembo de cuatro pistones y 345 mm de diámetro, así como una dirección más rápida y un chasis FlexRide con cuatro modos de conducción –Standard, Tour, Sport y el exclusivo modo Competición para el GSI que se activa a través del botón del ESP- que cambia el comportamiento del vehículo en segundos actuando sobre amortiguadores, acelerador y punto del cambio en la caja automática de ocho velocidades para obtener una respuesta más directa.
 
José A. Pradoswww.vidapremium.com

Fuente: Vida Premium
Público en Facebook

© Diario Público.

DISPLAY CONNECTORS, SL