Renault Espace TCe 225 CV
Con un potente motor de gasolina de 225 CV, desarrollado por Renault Sport, el monovolumen francés despliega todas sus cualidades.

Para situarlo en su entorno, el Renault Espace fue el modelo que inauguró el segmento de los monovolumen de siete plazas, que hoy día está de capa caída, batido en todos los frentes por los nuevos SUV, Todocaminos o “Crossovers”, como queramos denominarlos.
 
La nueva generación del Espace, ha tenido que reinventarse sin perder su ADN, situándose en un punto equidistante entre monovolumen y SUV, combinando la amplitud y polivalencia de los primeros con cierto aire campestre y mayor distancia al suelo de los segundos. Una fórmula que, según la marca del rombo, está funcionado bien, pues han conseguido duplicar las ventas desde que salió al mercado la reciente edición del Espace, a mediados del 2015.
 
En 2017 han decidido dar un impuso más al modelo, orientándolo hacia una clientela de mayor poder adquisitivo, ofreciendo más potencia, confort y equipamiento. Probamos la versión del Espace TCe 225 en la pista de pruebas de Mortefontaine, cerca de París y las carreteras circundantes.
 
La principal novedad de esta versión es la incorporación del nuevo motor de gasolina TCe 225, desarrollado por Renault Sport. Se trata del mismo propulsor que pronto animará al deportivo Alpine A110 modificado ligeramente para el Espace, a base de reducir la potencia a altas revoluciones (de 252 a 225 CV) y aumentando el par en bajas (300 Nm a 1.750 rpm), buscando la comodidad ante todo.
 
Echando un vistazo al habitáculo, antes de empezar la prueba, vemos que se caracteriza por los buenos materiales utilizados. Dispone de dos filas de asientos y cinco plazas individuales idénticas entre sí, con dos más opcionales (744 €) en una tercera fila. El salpicadero está recubierto de cuero, los plásticos son suaves y el gran equipamiento propuesto, provisto de sonido Bose y otros aditamentos de alta gama, está en relación con su precio. A destacar el astuto sistema “One Touch” que permite plegar eléctricamente los asientos traseros.
 
Se beneficia también de asientos delanteros ventilados, de una opción de tapicería de cuero “Sable Grey”, portón trasero motorizado y una nueva iluminación interior con tecnología LED. También está presente la última versión del sistema de comunicación “R-Link 2” con nuevas funcionalidades conectadas como “Apple Car Play” y “Android Auto”, que permiten duplicar la vista del smarphone sobre la gran pantalla central.
 
El volumen del maletero oscila entre 680 y 2.101 litros en función de la disposición de los asientos, mientras que, a los colores exteriores existentes, añade uno nuevo “Titanium Grey y dos nuevos diseños de llantas de 18 y 19 pulgadas.
 
Decíamos que el propulsor es un cuatro cilindros 1.8 Turbo TCe de gasolina, de 225 CV de potencia que, para el Espace 2017 se asocia exclusivamente con una transmisión de doble embrague EDC7 de siete velocidades con la que homologa un consumo medio de 6,8 l/100 km.
 
En cuanto a su comportamiento, destaca por su silencio y confort de marcha. El chasis, que combina magistralmente agilidad, dinamismo y comodidad, está provisto de una amortiguación adaptativa que absorbe, compensa y sujeta el coche de forma excepcional, mientras que el sistema de cuatro ruedas directrices refuerza sin ninguna duda la agilidad del vehículo tanto en curvas cerradas como a alta velocidad.
 
El tacto de conducción es mucho más agradable que la versión TCe 200 a la que sustituye. Acelera de 0 a 100 en solo 7,6 segundos, recupera mucho mejor desde bajas revoluciones y, sobre todo, es más dócil y obediente a los deseos del conductor, que apreciarán sin duda el silencio al ralentí y su dulzura a bajo régimen, sobre todo en zonas urbanas.
 
En carretera abierta, los 300 Nm de par, que están disponibles desde solo 1.750 vueltas, responden con agilidad y comodidad a cualquier exigencia del pie derecho. Solo, acelerando a fondo sobre un firme irregular, el tren delantero tiene tendencia a flotar, copiando las irregularidades de la carretera, lo que se atenúa aflojando levemente la presión sobre el acelerador.
 
En cuanto a la caja de cambios automática de doble embrague y siete marchas, obligatoria para esta motorización, no es la mejor del mercado: Se comporta bastante bien a bajo y medio régimen y se vuelve algo más brusca al acelerar fondo. El manejo manual del selector no arregla las cosas, pues necesita un periodo de adaptación por parte del conductor para no equivocarse al subir o bajar de marchas o incluso para introducir la reversa al aparcar.
 
Los datos de consumo durante nuestra breve prueba han sido satisfactorios. Al final de una ruta de 70 kilómetros el ordenador mostraba una media de 8,7 l/100 km, lo que es un buen dato, teniendo en cuenta los 225 CV de potencia y los 1.610 kilos de peso en vacío del modelo
 
Recordemos que esta versión, TCe 225 con motor de gasolina, se suma a las conocidos turbodiésel dCi 130 y dCi 160 y está asociada a los acabados “Zen” e “Initiale Paris”. Además, pensando en una clientela VIP, que desea viajar entre algodones y les importa poco los 30.000 € que deberán añadir a la tarifa de la versión “Initiale Paris”, se ofrece el acabado “Executive”, que, entre otras lindezas, reemplaza los tres asientos de la segunda fila por dos butacas calefactables y regulables en cuatro ejes, con una posición de confort para estirar las piernas y divididas por una consola central, al modo de la clase Business de los aviones.
 
Como curiosidad, el Espace Executive se fabrica en dos etapas, el vehículo de base en la planta francesa de Douai y el equipamiento específico se monta en el centro de Heudebouville.
 
Renault Espace TCe 225, precios con descuentos:
Espace TCe 225 Zen: 37.152 €
Espace TCe 225 Initiale Paris: 44.747 €
Espace TCe 225 Executive: 74.747 €

Fuente: Vida Premium
Público en Facebook

© Diario Público.

DISPLAY CONNECTORS, SL