Respaldo unánime a la exigencia extremeña de mejoras en la red ferroviaria

Junta, patronal, sindicatos, partidos políticos, colectivos sociales, entidades deportivas, ayuntamientos, diputaciones y mancomunidades muestran su respaldo a la manifestación del 18-N en Madrid.

Extremadura mostrará el 18-N en Madrid una voz única a la hora de exigir acciones inmediatas para mejorar la red ferroviaria, actualmente considerada la peor de España, con vía única sin electrificar y tramos donde permanecen operativos raíles y traviesas del siglo XIX.

Junta de Extremadura, patronal, sindicatos, partidos políticos, numerosos colectivos sociales, entidades deportivas (se ha suspendido la competición el día de la protesta), ayuntamientos (en torno a 300 ya), diputaciones y mancomunidades se han adherido al Pacto y han hecho suyo el lema Tren Digno Ya.

Asimismo, tanto desde el Ministerio de Fomento, como desde Adif y Renfe se reconoce que los extremeños tienen razones para demandar mejoras largamente aplazadas.

De forma esquemática, la reclamación extremeña, soportada en los informes realizados a instancias de la Junta de Extremadura, va en tres sentidos.

De un lado, el cumplimiento de plazos para la finalización del corredor de altas prestaciones entre Madrid y Badajoz, que, según los cálculos de Renfe y Adif, supondría un incremento en más de 700.000 viajeros, a los que se añadirían otros 200.000 si se mejoran las conexiones extremeñas con Puertollano y Sevilla. Eso sin contar la prolongación de este corredor hasta Lisboa, obra contemplada en la red transeuropea, que supondría una demanda mucho mayor.

Por otro lado, la electrificación y mejora de la línea Badajoz-Puertollano para mercancías. Destacar que Portugal ha mostrado gran interés en esta conexión, ya que del lado luso se han iniciado los trabajos de adecuación del tramo Évora-Elvas-frontera con Badajoz, que completan el corredor Sines-Lisboa-Badajoz. El puerto de Sines es la entrada natural de Europa para las mercancías con origen o destino Asia a través del nuevo canal de Panamá. Con la actuación del lado español se conformaría un eje Sines-Badajoz-Puertollano que conectaría con el Eje Atlántico a través de Madrid y Zaragoza hacia el resto de Europa. Esto daría sentido e impulso a la Plataforma Logística del Suroeste, situada en Badajoz, en la frontera con Portugal, con la previsión de que se convierta en puerto seco y zona franca.

Finalmente, la mejora de las vetustas conexiones con Sevilla y Huelva, así como la adecuación de los trazados internos y el estudio de la reapertura de la conexión hacia el norte por Plasencia.

Estos tres grupos de acciones, además, permitirían mejorar la movilidad interna en una región tan extensa como Extremadura. Diariamente, son miles las personas que se desplazan por trabajo o para realizar gestiones de un lado a otro de la Comunidad Autónoma, y que se ven abocadas a utilizar la carretera como único medio de transporte fiable del que disponen.

La finalidad de la concentración del día 18 de noviembre en Madrid es mostrar a toda España, y al Gobierno central en particular, cuál es la situación de la red ferroviaria en Extremadura, y afirmar el derecho a contar con infraestructuras dignas, y hacerlo mostrando que es una demanda de toda la sociedad, no de un grupo o partido.

El estado actual de cosas supone no solo una discriminación evidente, sino un freno al desarrollo de esta región. Sectores emergentes como el turismo de interior, en el que Extremadura tiene tanto que aportar, se ven lastrados por la falta de comunicaciones decentes que disuaden al viajero potencial.

Igual ocurre con las inversiones empresariales. De poco sirve ofrecer ayudas a la instalación de empresas, contar con mano de obra cualificada, con materia prima de primer nivel, con terrenos, si el empresario ve que va a tener problemas para recibir suministros o sacar sus producciones. Ya lo marcaba así un informe de FUNCAS sobre sobre atractivos de localización, donde las empresas valoraban, por encima de cualquier otro parámetro y a mucha distancia, el estado de las infraestructuras de comunicaciones sobre cualquier otra premisa a la hora de decidir una inversión.

Como españoles, los extremeños se sienten orgullosos de que España sea uno de los países con mejor cobertura de ferrocarril de altas prestaciones en todo el Mundo. Pero como españoles también, los extremeños reclaman su derecho a estar conectados a esa red de la que, hasta ahora, se les ha excluido.